article title

Anecdotario de la Copa del Mundo (V): los entrenadores

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Carlos MATEOS – Finalizamos con el serial de cinco entregas que versaba sobre los nombres propios que dejaron su sello en los Mundiales de Fútbol más recientes. Algunos son futbolistas muy populares para los aficionados, otros sólo son recordados de forma singular, y algunos incluso podrán resultar desconocidos. Pero todos ellos, sin excepción, encierran singularidades que merecen ser recopiladas.

Cinco episodios que abordaron las singularidades de porteros, defensas, centrocampistas, delanteros y entrenadores. Toca hablar sobre estos últimos.

.:: Bora Milutinovic: Cinco mundiales seguidos con cinco selecciones distintas es un récord que solo está en sus manos. Algo meritorio que lo es más si se tiene en cuenta que con cuatro pasó de primera ronda (México, Costa Rica, Estados Unidos, Nigeria)  y que la vez que no lo hizo entrenaba a la débil China. Apuesta segura, le ayudó su habilidad para adaptarse a cualquier tipo de circunstancias, la misma que le ha llevado a dirigir en todos los continentes posibles con la única excepción de Oceanía. 

.:: Carlos Parreira: Cinco combinados diferentes en la cita más importante del fútbol ha dirigido también este brasileño que, para más mérito, repitió en su país natal. Con la ‘canarinha’ fue campeón en 1994 y muy cuestionado en 2006. Ahora ejerce allí como director técnico. Por otro lado disfruta de la categoría de mito en territorio árabe tras glorificar a Kuwait, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí. El último homenaje se lo dio en 2010 haciéndose cargo de los anfitriones, Sudáfrica.

.:: Henri Michel/Claude Le Roy/ Bruno Metsu/Phillipe Troussier: Trece de los cincuenta y seis países que componen África, es decir casi la cuarta parte, han sido dirigidos antes o después por alguno de estos cuatro técnicos galos; todos ellos presentes en al menos un Mundial. La facilidad para entenderse a través del idioma y el boca a boca ha facilitado su movimiento por el continente y todo apunta a que alguno de ellos todavía puede añadir nombres a la lista. No es el caso de Metsu, tristemente fallecido hace algunos meses.

.:: Otto Pfister: Si al clan de los franceses anteriormente mencionado se uniera este técnico germano, de la cuarta parte se pasaría casi a la tercera. Su mayor gesta fue guiar a Togo hasta un Mundial pero quizás el país donde dejó más poso fue en Ghana. Independientemente de sus broncas, lo que más llamó la atención fue su estilo de vestir, con los pantalones caídos por debajo de la cintura. Tal es así que, vista la evolución de la tendencia entre los jóvenes, el departamento de educación de Ashanti llegó a emitir una circular donde se prohíbe a los alumnos vestir de esa manera. Si alguien no da crédito al asunto y quiere más detalles, la noticia es fácilmente consultable.


Guus Hiddink, mito en Corea del Sur por su protagonismo en 2002 | Getty Images

.:: Guus Hiddink: El holandés es héroe nacional en dos territorios poco propicios para ello como Australia y Corea del Sur. Tras varios años agonizando en el último paso antes de la gran cita, los oceánicos la disputaron finalmente de su mano tras eliminar a Uruguay en la repesca. Algo meritorio que se queda en nada si se cuenta que llevó a los asiáticos a jugar las semifinales de su Mundial tras eliminar a Italia y España. Ayudaron Byron Moreno y Gamal Al-Ghandour, pero eso es letra pequeña.

.:: Raymond Domenech: No resulta fácil pasar del todo a la nada en apenas cuatro años pero el técnico francés lo consiguió. Sorprendente finalista en 2006, no hay palabras para describir lo esperpéntico de su combinado en la edición de 2010. Caer en primera ronda, que no es poco, fue quizás lo menos bochornoso de todo. La revuelta del vestuario tras la expulsión de Anelka de la concentración fue propia de un vodevil. El técnico, un maniático que consultaba la carta astral de sus jugadores y descartaba a todos los que habían nacido bajo el signo de escorpio, tampoco ayudó demasiado.

.:: Bob Bradley: Al mando de su hijo Michael y del resto de sus compañeros, su nombre siempre irá asociado a la final de la Copa Confederaciones de 2009, privilegio al que accedió después de poner fin a la marcha gloriosa de la selección española. Tras caer con Ghana en su único Mundial y fracasar en el intento de llevar a Egipto al de Brasil –algo ya tradicional, no es justo culparle- se ha convertido en el primer estadounidense que se hace cargo de un club profesional en Europa al aceptar una oferta del Stabaek.

.:: Marcelo Bielsa: Hasta 7.000 vídeos se llevó el técnico al Mundial de Corea y Japón cuando dirigía a la albiceleste, algo que no le valió para pasar de primera ronda. Tal era la obsesión por el visionado de partidos que, ocho años más tarde, se hizo instalar un estudio para editarlos en Sudáfrica mientras dirigía al combinado chileno. Con motivo de aquella misma cita se le pudo ver a medianoche clavando maderas en el centro de concentración para que los operarios no pisaran el césped. Son solo pinceladas de una de las personalidades más peculiares que ha dado el fútbol en su historia. Las anécdotas de “El Loco” han ilustrado cientos de libros y cada una parece siempre más rocambolesca que la anterior.

.:: Mick McCarthy: Su conflicto en el Mundial de Corea y Japón con la gran estrella del equipo Robbie Keane dividió al país en dos. Todo estalló cuando este último, que además ejercía como capitán, mostró airadamente en una entrevista su desacuerdo con gran parte de los aspectos relativos a la preparación del torneo. Aquello no gustó a McCarthy, que se lo afeó en el vestuario. La conversación subió de tono y acabó con el jugador insultado a su técnico. Posteriormente Keane fue expulsado de la concentración y renunció a vestir la elástica nacional mientras el seleccionador estuviera al cargo. Con el tiempo todo se solucionó pero el incidente ya forma parte de la cultura popular del país y llegó a convertirse en una aplaudida comedia musical bautizada como “I, Keano”.

.:: Srecko Katanec: Enfrentamientos con su futbolista franquicia también tuvo el seleccionador esloveno. Lo suyo con Zahovic vino a ser una versión balcánica de los desamores que cantaba Pimpinela. Siempre a la gresca, se aguantaban por el bien de un combinado nacional que por entonces vivía los mejores momentos de su historia. Se dice que en la Eurocopa del 2.000 ya intercambiaron pareceres y es una realidad que, tras jugar contra España en el Mundial de Corea, no llegaron a las manos porque lo evitaron quienes seguían el espectáculo de cerca en el vestuario. Entre todos apagaron un incendio que había surgido con la sustitución del centrocampista. Zahovic cogió billete de vuelta y se perdió los dos choques restantes. Katanec, que dejó el cargo tras aquél lance, ha vuelto con el paso de los años a sentarse en el banquillo de su país.

.:: Diego Armando Maradona: Hay hombres que, por lo que hicieron como jugadores, se ganaron el derecho a ejercer como técnicos de algún equipo o alguna selección si así es su deseo. Que la destrocen o no ya es otra cosa. Hay casos como el de Cruyff que salieron bien. Otros como el del “Pelusa” que resultaron desastrosos. El revolcón que le dio Alemania en Sudáfrica se olvidará con el tiempo. Sí se recordara, por el contrario, la comparecencia ante los medios justo después de clasificarse para la cita. Ese día, en un estado de euforia más propio de un hooligan, le gritó al mundo aquello de “Que la chupen, que la sigan chupando…”.

.:: Huh Jung-Moo: Durante su carrera Maradona recibió cientos, quizás miles de patadas. Quedando la de Goikoetxea al margen, es probable que ninguna haya alcanzado el nivel de la de este coreano en el Mundial 86. Pese a lo aparatoso de la acción, esta no recibió sanción por parte del actual presidente del Comité Técnico de Árbitros, Victoriano Sánchez Arminio, que ese día pitó su único partido en la cita. Eran tiempos donde la rudeza cotizaba alto y el proteccionismo al habilidoso era una entelequia. Quizás con la intención de enmendar el daño que le había hecho al deporte rey, Huh se metió a seleccionador de su nación. Y no uno cualquiera. Hasta en cinco etapas diferentes ha formado parte del cuerpo técnico. Esta peculiar situación la comparte con otro entrenador mundialista, el argelino Rabah Saâdane

[Sigue la actualidad del Mundial de Fútbol en @WorldCupSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados