Tenis

article title

Andrey Rublev, el cañonero que sorprendió a Rafa Nadal

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Por más que nunca lo cruzó en un partido del circuito, Rafael Nadal tiene muy presente al ruso Andrey Rublev, su rival de mañana en los cuartos de final de Abierto de tenis de Estados Unidos: lo recuerda por sus “castañazos” matinales.

Como tantos jugadores de Europa del este, Rublev llevó adelante gran parte de su formación tenística en academias de España. Estuvo en Barcelona, pasó por las manos de Galo Blanco, el actual entrenador de Karen Khachanov, otra de las perlas del tenis ruso, y un día llegó a Manacor, a la academia de los Nadal.

Una fotografía de aquellos años circula por las redes sociales. Un Rublev casi niño posa con su ídolo Nadal, ya una estrella consagrada del circuito. Sin embargo, al número uno del mundo, ese encuentro no le pasó inadvertido.

Hace unos años vino a Manacor y entrenamos una semana“, rememora el campeón de 15 Grand Slam. “Sólo puedo recordar una cosa. Era invierno, con un frío importante, y entrenábamos muy temprano, a las nueve de la mañana. Y le tiraba la primera bola para sacar y el tiraba una ‘castaña’, que vamos… ‘Este chico se va romper’, pensaba yo“.

Más allá de la anécdota, Nadal supo que ese chico que hoy tiene 19 años y que “las pegaba todas, todas, a reventar” podía tener un impacto entre los profesionales. “Ya se veía que tenía algo especial, con una velocidad de bola muy superior a lo que indicaba su edad. Va a ser uno de los mejores jugadores del mundo“, lo elogió Nadal.

Entrenado por Fernando Vicente, un español que llegó a estar entre los 30 mejores del mundo en 2000, Rublev forma parte de la “NextGen” rusa junto a Khachanov y Daniil Medvedev, tres compañeros y amigos que buscan emular a Yevgeny Kafelnikov (campeón de Roland Garros 1996 y Australia 1999) y Marat Safin (US Open 2000 y Australia 2005), los únicos dos rusos que llegaron a la cima del ranking de la ATP.

Dos años menor que sus compañeros de camada, Rublev tuvo un ascenso meteórico en 2017. Después de arrancar el año en el puesto 156, hoy ya figura 53 y a partir del lunes aparecerá 37, si es que no da el batacazo ante Nadal y sube aún más.

Mucho tuvo que ver la mano de Vicente en esa mejoría. “Cuando me mudé a Barcelona el año pasado para practicar con un nuevo entrenador, con un equipo completo nuevo, siento que comencé a trabajar realmente. Antes sentía que no trabajaba, que era algo distinto. Sentía que no mejoraba, que jugaba peor. Así que tenía que cambiar”, admitió el ruso, que ahora está ante la oportunidad de bajar a uno de sus ídolos de la infancia.

Nadal me gusta desde que era niño, lo mismo que Safin. Me gustó desde que lo vi por primera vez“, dice sobre admiración desde siempre por campeón de diez Roland Garros, aunque ahora también le valora otras virtudes: “Creo que es muy profesional. Él intenta hacer todo perfecto. Por eso es el número uno y uno de los mejores de toda la historia“.

Ante esa leyenda, Rublev buscará imponer su juego moderno y atractivo, que todavía necesita ser pulido, pero que ya es incómodo para casi todos los tenistas del circuito. “Tengo buenos golpes. Puedo jugar muy rápido, a un ritmo muy alto. Creo que esa es la principal virtud de mi juego”, analizó el ruso.

Rublev es un jugador incómodo para todos“, compartió Nadal. “Golpea fuerte a la pelota, viene con confianza porque ganó partidos muy buenos, tiene un potencial alto y va jugar bien porque viene jugando bien“, añadió el español.

En este US Open, Rublev eliminó a jugadores de elite como el búlgaro Grigor Dimitrov y el belga David Goffin, además de ceder un sólo set en su camino hasta los cuartos de final.

Hasta estos impactos, el diestro ruso sólo había ganado dos partidos en Grand Slam, uno ante el taiwanés Yen-Hsun Lu en Australia y el otro ante el italiano Stefano Travaglia en Wimbledon.

Por eso, Nadal no quiere confiarse: “Este ha sido su primer gran torneo, pero espero que no lo sea todavía más grande”.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados