Fútbol inglés

article title

Andre Gray y el éxito de empezar desde abajo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

El fútbol vive un momento en el cual todo se está profesionalizando a pasos agigantados y en el que cada vez menos hay lugar para los románticos del balompié. Es más inusual ver historias de jugadores, que no son de éxito desde el primer momento, que durante los primeros años de su carrera se enfangan en terrenos de juegos de categorías del infrafútbol y que pueden creer, muy firmemente, que se deben dedicar a otro aspecto de la vida. Pueden pensar que el fútbol no es para ellos. Si no han conseguido destacar cuando fueron jóvenes, por qué lo iban a hacer de mayores. Por suerte, el balompié tiene aún los vestigios de un deporte extraordinario. En el que todo puede pasar y que futbolistas, prácticamente desahuciados, que juegan por diversión en campos dejados de la mano de Dios, acaben realizando el sueño de sus vidas y llegando a la élite.

El ejemplo que a todo el mundo se le viene a la cabeza como una historia romántica es la trayectoria de Jamie Vardy. El futbolista inglés, que cuando era joven decidió dejar el fútbol, por suerte solo estuvo un año inactivo y se enroló en las filas del Stocksbridge Park Steels, un conjunto que competía en la octava división. Allí empezó a marcar goles y poco a poco fue subiendo de categorías a base de fichar por un equipo superior, debido a su buen renidmiento, o bien consiguiendo dos ascensos con el Halifax Town y el Fleetwood Town. Vardy ha pasado por la octava, la séptima, la sexta, la quinta, la cuarta, la Championship y finalmente llegó a la Premier League con 28 años. Todo esto en tan solo 5 años. Del 2010 al 2015. Del infierno al cielo.

Estas historias son muy infrecuentes de ver. Solo, muy de vez en cuando, se repite algo similar. Pues bien, hay un jugador que ya se le compara con el relato de Jamie Vardy. Cómo no, en el fútbol inglés. Él es Andre Gray. El nuevo Vardy.

Gray nació hace 25 años en Wolverhampton. Entre esta localidad y Leicester, el equipo donde juega Vardy, solo hay 72 kilómetros de distancia. ¿Coincidencia? ¿Casualidad? Puede. Es el primer punto de unión entre ambos jugadores. Gray tuvo sus inicios futbolísticos, allá por el 2010, en el Hinckley, un conjunto que por entonces militaba en la sexta división inglesa. Para más casualidad, entre Hinckley y el King Power Stadium, el campo donde juega el Leicester, los separan 22 kilómetros. Segundo nexo entre Gray y Vardy.

El futbolista nacido en Wolverhampton estuvo una temporada y media en el Hinckley. Durante este tiempo marcó 29 goles. En marzo del 2012 el conjunto Knitter lo cedió al Luton, un equipo que jugaba en una división superior, concretamente en la quinta. Su buen rendimiento, cinco dianas en nueve apariciones, hizo que los Hatters, en el verano del 2012, decidieran contratarlo. En su primera temporada completa en el Luton, Gray marcó 17 goles en los 16 encuentros que disputó, pero el equipo quedó séptimo y se mantuvo en la Conference National, así se llamaba a la quinta división inglesa por el 2013.

Gray durante el último partido contra el Leicester | OLI SCARFF/AFP/Getty Images

El segundo año de Gray en el Luton fue el de su explosión como jugador. El futbolista inglés lideró a su equipo, con 30 goles, que le sirvieron para ser el máximo goleador de la categoría. Además los Hatters se proclamaron campeones de forma aplastante con una marca de 101 puntos. 19 unidades de diferencia con el segundo clasificado, el Cambridge United. De esta forma el Luton ascendió a la League Two, la cuarta división.

Las buenas actuaciones de Gray, sobre todo en la segunda temporada con los Hatters, no pasaron desapercibidas por clubes ingleses de mayor categoría. Al final el Brentford lo fichó y Gray pasó de haber conseguido un ascenso a la cuarta división a competir en la Championship, la categoría de plata del fútbol inglés.

En el Brentford marcó 17 goles. Una muy buena cifra considerando que era su primera temporada en la Football League. Las Bees ese año terminaron en la quinta posición que les dio acceso al play-off para subir. En la promoción de ascenso a la Premier League quedaron eliminados frente al Middlesbrough en semifinales. Al siguiente año, en la temporada 2015/2016, Gray siguió en el Brentford. En las dos primeras apariciones en liga marcó dos goles. Entonces, el 21 de agosto, unos días antes del cierro del mercado de fichajes, el futbolista nacido en Wolverhampton, decidió fichar por el Burnley, un conjunto que también militaba en la Championship.

La adaptación de Gray a los Clarets, a pesar de que inició los entrenamientos con la temporada empezada, fue magnífica. Gray se convirtió, de nuevo, en el máximo goleador de la categoría con 25 dianas y fue pieza clave para guiar al Burnley a ser el campeón de la Championship, con 93 puntos, y consiguiendo así el ascenso directo a la Premier League.

 

Esta año ha sido el del debut de Gray, con 25 años, en la máxima división del fútbol inglés. Sigue formando parte del Burnley y su nivel va mejorando día a día. Es el pichichi de su equipo con seis dianas, y además ha dado dos asistencias. Los Clarets, aunque sean uno de los tres equipos recién ascendidos, están siendo uno de los conjuntos revelación y están instalados, de forma tranquila, en la zona media de la tabla. De hecho son el tercer mejor conjunto como local, solo superado por el Tottenham y el Chelsea, segundo y primer clasificado actualmente de la Premier League.

Con razón se tiende a comparar la historia de superación de Jamie Vardy con la de Andre Gray. Ambos jugadores empezaron desde muy abajo y poco a poco han ido subiendo de divisiones. A base de esfuerzo, y sobre todo goles, consiguieron hacer realidad su sueño. Un objetivo, que cuando estuvieron por las categorías inferiores, seguramente veían prácticamente imposible. Afortunadamente en el fútbol aún hay lugar para historias de este tipo. Aún hay espacios para los que creemos en el fútbol romántico.

Gray, siguiendo los pasos de Vardy, es un ejemplo claro de superación. Casualmente, ambos ingleses. Casualmente, ambos han aparecido en un espacio de tiempo muy corto. Puede que tardemos mucho tiempo en ver relatos como los de estos dos jugadores, pero sin duda muestran que el éxito no siempre llega cuando eres joven. Hay que perseguirlo. Hay que luchar por él.

Gray puede ser uno de los delanteros referencia de la selección de los Tres Leones. Pero no hay que olvidar de donde proviene y su historia. Ya se verá que le deparará el futuro, pero si sigue esforzándose, como lo ha hecho estos últimos años, seguramente será un devenir brillante.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados