Fútbol francés

article title

Ancelotti al Real Madrid: ¿alguien sabe algo?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Manu MañeroNadie sabe nada. Sería el perfecto corolario para acompañar a una cronología irregular sobre la llegada de Carlo Ancelotti al Real Madrid, ahora que se cumple un mes desde que Florentino Pérez anunció la no continuidad de Mourinho, pese a tener contrato en vigor. Desde el principio casi de los tiempos (20 de febrero, en Le Parisien) se publicó que ya tenía un acuerdo verbal con el Madrid: pero en el tiempo que ha transcurrido, su firma, congelada, ha pasado por varias fases y ultimátums que por unas razones u otras nunca han llegado a buen puerto, y entre los que varios medios, nacionales y extranjeros, han ido dando bandazos.

Nunca se sabrá a ciencia cierta si Ancelotti presionó o no para dejar el PSG, o si Florentino pagará o no pagará por su libertad, ni los jugadores que pidió, ni los que descartó, porque todo forma parte de un totum revolutum multidireccional en el que alguien, por eliminación, tiene que acertar: dio el pistoletazo de salida AS, publicando el 2 de mayo que era “el favorito” para suceder a Mourinho, aunque mientras a otros medios les ha parecido procedente fantasear con alternativas como Zidane (según el propio AS reproduciendo palabras del presidente en Telecinco, el 5 de junio), Laudrup o Villas-Boas. Estos dos, lo veremos ahora, han protagonizado cameos necesarísimos durante todo el culebrón.

El primero que abrió la boca al respecto, y fue templado, fue el propio Ancelotti, el 17 de mayo: “La posibilidad de que siga en el PSG es de un 50%”, que viene a ser lo mismo que no decir nada. Pero el torrente no se ha detenido desde entonces: dos días después (19 de mayo), L’Équipe recogió palabras del técnico italiano en boca de Leonardo en las que inclinaba la balanza (“su intención es dejar el PSG”), y el día 20 (se cumple un mes hoy), fue el dueño del equipo francés, Nasser Al-Khelaifi, quien postuló: “Creo que tiene un precontrato firmado con el Madrid”. Ese fue el mismo día que Florentino anunció que concurriría a las elecciones presidenciales –sin rival- y que Mourinho era ya historia en el club blanco.

Fue el segundo hito, porque desde ese mismo día, y alentados por el torrente de emociones, se desató el imaginario mediático. El 23 de mayo, Marca ya se aventuraba a adelantar que sería presentado el 3 de junio, una vez que Florentino saliera reelegido presidente. Pero aquel día no pasó nada, y no sólo eso, sino que enseguida se enredó, pues Bronzetti –intermediario en la operación- declaró el día 28 que el PSG “no quiere dejar escapar a Ancelotti”, al menos no hasta que tuviera atado a un sustituto, como se pusieron de acuerdo todos los medios en señalar. Lo que no hablaron fue sobre a quién señalar.

El primero fue Leonardo, extécnico del Milan, primero en la lista del PSG, que fue sancionado con nueve meses el día 30 de mayo, giro que alejaba a Ancelotti del Madrid, según ABC y Sport, entre otros; y así llegó junio, sin novedades hasta que empezó a especularse con el precio de la libertad del técnico (4 millones), publicado en L’Équipe el 6 de junio: luego, apareció el nombre de Hiddink (después del de Villas-Boas, del que no se publicó nada concreto), segundo en la lista tras Leonardo, pero el holandés renovó con el Anzhi el 11 de junio. Dos días después (13 de junio), sin que el PSG moviera ficha, Marca hablaba de acuerdo “inminente” por Ancelotti (el famoso “en cuestión de horas” repicado desde Francia), y ese mismo día, la cadena COPE avanzaba una nueva fecha para presentarle: el lunes 17, toda vez que el club francés andaba convenciendo a Laudrup, a la greña –Bayram Tutumlu mediante- con el Swansea. Pero todavía quedaba una sorpresa: el anuncio oficioso, en Le Parisien, de que el PSG había decidido por fin liberar al técnico italiano. Por supuesto, tampoco el día 17 pasó nada, porque entre medias se había enredado un poco más, como por ejemplo que el día 15 la propia cadena COPE publicaba diferencias económicas entre las partes, cifradas en dos millones de euros.

Paralelo al asunto pecuniario, volvió el tema de los nombres, que es la salsa del verano: tras la sanción de Leonardo, el no de Hiddink y la presencia indeterminada de Laudrup, le tocaría el turno a Fabio Capello, quien según Marca, “llega al PSG” (18 de junio), lo cual liberaría a Ancelotti definitivamente: pero hete aquí que Capello, tras una reunión en París, tampoco aceptó entrenar un único año al club –lo que según varios medios ofrece el PSG, aunque aquí difieren las versiones: unos dicen que porque en 2014 llega Wenger, otros que porque esperarán a Leonardo hasta que cumpla su sanción-. Y tras negarse Capello, otra fantasiosa vuelta de hoja, con nueva fecha de presentación incluida: el 3 de julio. Cuentan COPE y la SER, al unísono, que la demora no es sino un abyecto truco por favorecer fiscalmente a Ancelotti, quien tributaría un 24% en lugar de un 52% de fichar en julio en vez de en junio, que es la mejor manera de cubrirse las espaldas dos semanas, por si no se concreta.

Ah, y Blanc. Tras el no de Capello, suena Blanc. Es decir: un mes completo de vaivenes inconcretos por los que sabemos, además, que Ancelotti, sin haber firmado aún, ha pedido a Paulinho, a Suárez, a Vidal, a Cavani y al sursuncorda, que tendrá a Zidane de segundo, que ya firmó un precontrato en 2006, que es el Del Bosque español…  Lleva siendo cuestión de horas un mes. Pero hasta el 31 de agosto que cierra el mercado, hay tiempo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados