Se habla de:

Fútbol inglés

article title

Ali Dia: la historia del peor fichaje de la historia de la Premier League

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Sacar un sobresaliente está considerado como una tarea complicada, difícil, sólo al alcance de los mejores estudiantes, que se dejan la piel, que se esfuerzan al máximo para conseguir el dorado premio. Sin embargo, está menospreciado, infravalorado, sacar un 0. Sí, aunque no lo parezca, también es tarea difícil. Muy mal debe salir un examen (o no presentarse) para que el resultado final sea un rosco. Evidentemente, son dos polos opuestos. La excelencia y la mediocridad, pero ambas excelentes en sus respectivos campos.

Ser el mejor jugador de la Historia está al alcance de muy pocos. Ser considerado uno de los mejores jugadores del mundo es una dura tarea que no consigue cualquier futbolista. Un privilegio reservado para los grandes valores, para los poderes innatos de la determinación. Sin embargo, ser uno de los peores, también es tarea complicada. Habrá jugadores buenos, o menos buenos, pero ser el peor de todos también tiene su mérito, siendo justos.

Inglaterra vivió una peculiar (o surrealista, según se mire) historia en el año 1996. Aquella temporada se produjo un fichaje que, años después, suena a ciencia ficción de megaproducción en el extenso brillo y lujo de Hollywood. Su protagonista fue Ali Dia, un “futbolista” que cayó en el olvido, y no es para menos, ya que su historia guarda mentiras, morbo e incluso tintes de polémica.

Hace 20 años, la Premier League vivió una surrealista operación económica que se localizaba geográficamente al Sur de Inglaterra, en Southampton más concretamente. Ali Dia se eregía como protagonista de un fichaje que sorprendió a todos, y no fue para menos. Nadie sabía quién era, nadie conocía al nuevo jugador de los Saints, ni siquiera en el propio club.

En 1996 el fútbol italiano y europeo disfrutaba de los goles de George Weah, uno de los mejores delanteros africanos de la historia. Pero toda la calidad que tenía sobre el terreno de juego parece que se convertía en pillería y descaro fuera de los campos. Weah se pondría en contacto con el Southampton personalmente, manteniendo una conversación telefónica con el el entrenador por aquel entonces, Graeme Souness, para recomendar el fichaje de un jugador senegalés interesante de 30 años, Ali Dia. Tiempo después saldría a la luz que se trataba de su primo. Un enchufe familiar en toda regla.

La recomendación de la estrella del AC Milan parece que fue suficiente para que los Saints llevaran a cabo el traspaso. Parecía una oportunidad única. Fichar a un futbolista recomendado por una estrella que brillaba, que nadie conocía, evitando así la rivalidad con otros clubes por ficharle. Sin embargo, habían realizado el que muchos dicen fue el peor fichaje de la historia de la Premier League. Con razón nadie conocía a ese futbolista que, según Weah, había defendido a Senegal y había jugado en el Paris Saint Germain.

Ali Dia no era futbolista profesional. Ali Dia no se dedicaba profesionalmente al mundo del fútbol, pero consiguió un corto contrato de un mes para jugar con el Southampton. Un fraude, un favor, quién sabe, de George Weah para que un jugador que no vivía del fútbol acabara fichando por un equipo de la Liga Inglesa. En los entrenamientos nadie sospechó de lo que se les vendría encima. Ali Dia tenía previsto estrenarse con el Southampton en un partido de menor calibre, frente a los Reservas del Arsenal. Sería una prueba inferior para tantear a esa gran joya que habían fichado. Sin embargo, el destino se puso en contra de los Saints, y la climatología obligó a la suspensión del encuentro.

Por ello, se produjo lo que hoy en día parece una situación surrealista. Ali Dia, el jugador que nadie conocía, debutaría en Premier League sin haberle visto nadie anteriormente. Tras el debut fallido, las bajas del equipo obligaron al técnico a convocarle frente al Leeds, y fue una lesión de Le Tissier a la media hora lo que provocó su debut. Una hora por delante en un partido profesional para ver a ese jugador misterioso.

Con su dorsal 33 en la espalda, saltó al campo, y de primeras tuvo un peligroso disparo que maquilló lo que se le venía encima. Sin físico de élite, con una técnica muy limitada, pronto el olor desagradable delató el fraude de su fichaje. Sus carencias eran evidentes. Falta de colocación táctica, falta de cualidades técnicas. El Southampton pronto se dio cuenta de lo que realmente había ocurrido. Ali Dia no acabó aquel partido, pese a haber salido en el minuto 30. Fue la última vez que se le vio, tras la victoria del Leeds por 2-0.

Al día siguiente no acudió a entrenar, seguramente consciente de la situación, del engaño de George Weah, pero pronto salieron más dudas. ¿Fue realmente George Weah el que llamó a las instalaciones del Southampton? A raíz de aquella historia algunos aseguraron que fue el agente del futbolista quien se hizo pasar por el delantero del AC Milan, pero Ali Dia no era futbolista profesional, ni había jugado en el PSG, ni era internacional con Senegal. Sí jugaba a fútbol, pero no en ningún equipo que le permitiera ganarse la vida.

En su historial deportivo probó suerte en equipos franceses (AS Beauvais, Dijon Football Côte d’Or, ES La Rochelle, Olympique Saint-Quentin), fineses (FinnPa Helsinki, PK-35 Vantaa), alemanes (VfB Lübeck) e ingleses (Blyth Spartans, Southampton, Gateshead Football Club), pero sólo pasará a la historia por ser el jugador que debutó en Premier League sin ser futbolista profesional. 10 equipos en 9 años (1988-1997) fue su balance, aunque su historia con ‘George Weah’ sí le hizo entrar en la historia.

Ali Dia, la historia del que, dicen, es el peor fichaje realizado por un equipo inglés.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados