Fútbol inglés

article title

Algo pasa con Pogba

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El nuevo proyecto del Manchester United con José Mourinho al frente no termina de causar el impacto esperado. El juego del equipo dista mucho del que enamorase a Old Trafford con Sir Alex Ferguson en el banquillo, los enfrentamientos con rivales directos han evidenciado los problemas de los Red Devils y la sombra de la crítica se cierne duramente sobre sus estrellas.

La derrota en el Derbi de Manchester, la apatía mostrada ante el Liverpool y la tremenda goleada del Chelsea han encendido las alarmas del Teatro de los Sueños. Muchos golpes han ido directos al lomo de José Mourinho mas el portugués está curtido en mil batallas y pasa de los “Einsteins”. Otro astro cuyo brillo es puesto en duda es el de Zlatan Ibrahimovic pero el poderoso ego del ariete sueco lo protege a sol y sombra. Aunque el más criticado, objeto de burlas -incluso por el Chelsea en su cuenta oficial de Twitter comparándolo con Kanté- es Paul Pogba. Algo pasa con Paul.

El centrocampista francés era el objeto de deseo más codiciado en el mundo del fútbol. Barcelona, Real Madrid, Chelsea, PSG… muchos nombres y muchos millones ficticios sobre la mesa pero el “Dab” se bailará en Manchester. Desde que tomó la decisión y por ende se convirtió en el fichaje más caro de la historia del fútbol fue centro de críticas, burlas hacia el Manchester por pagar 100 millones por un jugador que dejó ir gratis y se echó a la espalda un saco de presión que requiere de una personalidad muy fuerte para resistir.

Su posición en el terreno de juego ha sido un quebradero de cabeza para Mou desde el primer entrenamiento. Pogba es un futbolista que debe pisar el área y tiene esa tendencia natural a vivir cerca del punto donde se deciden los partidos que hace imaginar como su mejor puesto la mediapunta. Sin embargo, la feroz competencia en esa zona (Mata, Lingard, Rashford, Mkhitaryan, Rooney) y la ausencia de efectivos 20 metros más atrás hicieron que Mourinho optase por utilizarlo en el doble pivote y ahí Pogba no se siente tan cómodo.

LEER MÁS: Dudas en el Manchester City

El mejor Pogba de la Juventus se vio cuando tenía la tranquilidad de saber a Arturo Vidal, Marchisio y/o Pirlo por detrás para poder verse liberado de responsabilidad, trabajo defensivo y poder actuar y combinar cerca del área para ahí explotar sus cualidades: disparo, último pase, potencia… Con la única presencia de Fellaini o también Ander Herrera, el francés tiene el doble de trabajo, responsabilidad y no puede desplegar todo su poderío ofensivo. No es un mediocentro al uso que recupere balones, saque la pelota jugada desde atrás y aporte equilibrio al equipo. Para más inri, el Manchester United no domina los partidos como la ‘Vecchia Signora’ en Italia y Pogba sufre mucho más.

Otra parte de las críticas le atacan al francés por el lado de su personalidad. Las malas lenguas aluden a que nunca podrá superar la presión inherente a ser el futbolista más caro de la historia y no está capacitado para ser líder. Le acusan de vivir para el marketing, los bailes, los peinados extravagantes pero que en el terreno de juego no rinde.

Algo pasa con Pogba, se preguntan temerosos en Manchester. No es fácil tener la etiqueta de 120 millones de euros, 60.000 miradas puestas en ti que no aplaudirán 20 buenos pases pero pitaran si uno solo va a la grada, que no valorará los goles de penalti o con el partido resuelto, que no tiene paciencia y que exige rendimiento inmediato. Algo pasa con Pogba. O tal vez no. Tal vez el problema no sea Pogba, sino lo que la gente exige y esperaba de Pogba. Tiempo, que es el único que tiene respuestas universales.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados