Fútbol alemán

article title

Alexander Meier, la revelación constante

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Hablamos de Alexander Meier, un centrocampista que ocasionalmente juega, muy bien, en punta. Tras 14 jornadas, el jugador nacido en Buchholz, localidad situada a 25 kilómetros al suroeste de Hamburgo, se convierte en el máximo goleador, en solitario, de la 1.Bundesliga. En una liga con futbolistas como Lewandowski, Immobile, Kruse,… El jugador que más goles ha metido, de momento, resulta ser un mediocentro con alma de delantero ocasional. Y es que sus características le permiten estar ahí. Es un futbolista muy alto (1,96), muy disciplinado, habilidoso con el balón en los pies y buen rematador. Además, es un deportista muy disciplinado, que no destaca, pero que se ha dedicado a mejorar los aspectos de su juego en los que no era “tan bueno”. Y ahí lo tienen, liderando la clasificación de los anotadores, siendo la referencia principal en ataque de un equipo que se basa en “atacar a toda costa” como es el planteamiento de Thomas Schaaf.

La lesión de Haedo-Valdéz, de larga duración, y el flojo arranque de Haris Seferovic (5 goles), aunque mejor que la temporada pasada en la liga española, hacen de Alexander Meier el capitán y el hombre sobre el que todo gira en el Commerzbank y el resto de estadios germanos. Se lo ha ganado a pulso. Con trabajo, trabajo y más trabajo, la constancia ha hecho que sea la clave de un equipo que quiere llegar a Europa con un fútbol arriesgado. Ya lo consiguió el año siguiente al último ascenso y ahora, ¿por qué no? Mientras el “Schaafismo” funcione y no desgaste a la afición, el Eintracht Frankfurt tiene opciones de ser un equipo de la mitad alta de la tabla (quitando los puestos que dan acceso a Champions League, que son casi inalcanzables para unos trece equipos de la competición germana).

El futbolista está en racha. Ha conseguido nueve de los diez goles de esta edición en 7 partidos, haciendo dos dobletes en dos de ellos (ante Colonia a principios de Octubre y frente al Werder Bremen en la última jornada). Únicamente no ha marcado a Bayern Múnich, Hannover 96 y Hamburgo SV. Precisamente el HSV es el equipo del que salió. Llegó siendo un niño, con tan sólo 12 años y se fue casi sin opciones de jugar en el primer equipo, ya que no llegó a 100 minutos entre los cuatro partidos que disputó con el campeón europeo de los 70. El Hamburgo es uno de los clubes más importantes del país. El único que nunca ha descendido en toda la historia de la Bundesliga. Y, claro, no todos pueden llegar. Muchos futbolistas se quedan por el camino y acaban siendo profesionales en otros clubes. El HSV es un claro ejemplo de ello.

¿Y ahora qué? Está a 7 goles de su mejor cifra goleadora en una temporada completa y quedan 20 partidos para terminar la liga. ¿Posible superarlo? No se sabe si su premio como Máximo Goleador durará hasta el final. El ejemplo lo tiene la temporada pasada. Dos buenos futbolistas como André Hahn (ex de Hamburgo, también) y Roberto Firmino, no consiguieron tal premio. Y eso que estuvieron gran parte de la liga entre los mejores. Con la Europa League tan cerca (a 2 puntos) y sin la obligación de disputar la DFB Pokal ya que fueron eliminados en la última ronda por el Borussia Mönchengladbach, todo está de cara para que siga en progresión la racha del futbolista. Está claro que, con el paraguayo lesionado hasta Marzo, no queda otra que seguir utilizando a Meier en posiciones de ataque. Claro, como se dice habitualmente, “las cosas que van bien, ¿para qué cambiarlas?”. Porque él es el capitán. A sus 31 años y con una joven estrella como Marc Stendera a su lado, Alexander Meier puede hacer historia. Sí, porque, de momento, es el máximo goleador, jugando delante, como 2º delantero, pero no siendo esa su posición “buena”. Está demostrando que la constancia es algo importante para un jugador profesional de club humilde. El haber sobrepasado los números de sus compañeros en el ataque y mantenerse en lo más alto y estando en racha, es buena señal para él y para su club.

Está claro que Meier no es Gerd Müller, ni Lewandowski, ni Klinsmann, pero su trabajo, su profesionalidad y resultados le convierten en un futbolista único, que puede dar a su club tardes de alegría en lo que resta de liga. Así es Alexander Meier, un mediocampista disciplinado de mucha altura encerrado en un cuerpo de delantero goleador. El actual Máximo Goleador de la compètición.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados