Valencia

article title

Alerta roja en Valencia

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Un nuevo entrenador despedido, un equipo que cuenta sus partidos por derrotas, un propietario que dirige el club a 11.300 kilómetros de distancia, una presidenta que no habla español, un asesor que es representante de jugadores, un plantel devaluado, un capitán que se quiere ir y una hinchada fracturada. Esa es el retrato del actual Valencia, un club inmerso en una profunda crisis.

El equipo español sumó el domingo su cuarta derrota consecutiva en el inicio de la Liga española de fútbol y la decisión del martes no fue demasiado original: echar a su entrenador, Pako Ayestarán, quien hoy se despidió del equipo diciendo que “la ilusión se ha transformado en decepción”.

El Valencia se encuentra por tanto a la búsqueda de su décimo técnico en cuatro años. La decisión final la tomará su propietario, el magnate singapurense Peter Lim, quien desde su país comunicará su elección a sus hombres de confianza. Será su quinto entrenador en los dos años que lleva al frente de la gestión del club español.

“Me sorprende lo de Pako. Creo que es una decisión que viene de Singapur y eso enfada a la gente”, afirmó en la noche del martes David Albelda, ex jugador del Valencia, a la “Cadena Cope”, en alusión a Peter Lim.

Ya suenan los nombres de Marcelino Garía Toral, Rubén Baraja, Joaquín Caparrós, Roberto Mancini o André Villas-Boas. Pero cómo arriesgarse a dar un candidato cuando la pasada temporada el magnate eligió al inglés Gary Neville para sustituir al portugués Nuno, cuando el británico era un técnico sin experiencia que no figuraba en las quinielas. No acabó la temporada y fue relevado por Ayestarán, ahora “víctima” del rodillo.

En la sombra permanece el portugués Jorge Mendes, el “superagente” de jugadores y asesor personal de Lim, con el que mantiene desde hace años amistad y negocios  No figura en el “staff” oficial del Valencia, pero lo cierto es que Mendes es una persona enormemente influyente en el club. Así, este año movió más de 70 millones de euros con el traspaso de dos de sus representados, André Gomes y Paco Alcácer, del Valencia al Barcelona. Además, recientemente llevó al equipo al argentino Ezequiel Garay y Mangala, los últimos dos fichajes del club.

“Ya puede decirse que la secretaría técnica del Valencia ha mudado de Paterna a Oporto y Singapur, desde donde se toman las decisiones que afectan a la confección de la plantilla”, afirmó recientemente el diario valenciano Superdeporte en relación a cómo se gestiona actualmente la entidad.

La figura encargada de transmitir la elección del entrenador será Lay Hoon Chan, presidenta del Valencia, quien apenas habla unas palabras en español y que en su día no supo explicar por qué debía mantenerse la ilusión en un equipo que vendió a jugadores por más valor de los que compró.

Curiosamente, se quedó Dani Parejo, un futbolista que pidió marcharse antes de comenzar la temporada y que fue apartado durante unos días por su baja actividad en los entrenamientos. Silbado por su propia hinchada, es el actual capitán del equipo. Además, el conflicto en el Valencia traspasó los límites de las oficinas y el campo para llegar a la grada. Así, el propio club detalló recientemente en un comunicado que varios grupos de hinchas intimidan a otros para exigirles que no animen al equipo.

En el banquillo, de momento, se sentará Voro, el delegado del equipo. Será la cuarta ocasión en la que actúe como interino desde que Ronald Koeman fuera despedido en 2008, cuando el club aún pensaba a lo grande y planeaba incluso construir un nuevo estadio.

Con la llegada de las crisis económica a España, el Valencia, seis veces campeón de Liga, se paralizó y entró en una delicada fase en la que durante años buscó un comprador que le ayudara a hacer frente a sus enormes deudas financieras.

“Esperemos que en el futuro haya un porcentaje grandísimo de acierto y dentro de un tiempo podamos ver esto como algo pasado y estemos en otra dinámica”, resumió hoy Voro sin demasiado entusiasmo. “Nos centramos en revertir la situación, y eso pasa por lograr resultados”.

(DPA)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados