Espanyol

article title

Albert Riera, la voz de la experiencia

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Si algo no se le puede achacar a Albert Riera es saber buscarse la vida. El extremo zurdo español es un auténtico trotamundos que ha competido en hasta 7 países distintos: España, Francia, Italia, Inglaterra, Grecia, Turquía y Eslovenia. Hay jugadores para los que prevalece el proyecto y otros que prefieren vivir experiencias: Riera pertenece al segundo grupo.

Si bien es cierto que jugar en tantos países le ha ayudado a enriquecerse personalmente, eso no ha impedido que Riera haya podido gozar también de fútbol de primer nivel: ha competido con equipos como el Manchester City, el Liverpool o el Udinese, aunque el éxito le llegó con otros más humildes como el RCD Espanyol o el Real Mallorca.

Sea por el motivo que sea, la carrera de Riera ha estado marcada por los altibajos: ha pasado continuamente de ser una pieza fundamental a ser una prescindible. En este sentido, encontramos, por un lado, al Riera que ganó la Copa del Rey con el Mallorca o que fue Subcampeón de la UEFA con el Espanyol, siendo clave en ambas competiciones, y, por el otro, al futbolista que ha competido con hasta 5 equipos distintos desde 2014 (Galatasaray, Udinese, Watford, NK Zavrc y Football Club Koper). Riera es, por tanto, un futbolista con muchos kilómetros a su espalda y, por tanto, con mucha experiencia tanto a nivel futbolístico como en el ámbito más personal.

De toda su carrera, sorprende una cosa por encima del resto: su marcha a Eslovenia. El viaje a Centroeuropa se produjo gracias al trabajo de Petkovic, con quien Riera compartió vestuario en sus primeros años en el Mallorca. Tras no llegar a un acuerdo con el Samara ruso, encontró en Eslovenia una oportunidad de oro de cara al futuro: el Zavrc, un club joven, le ofrecía la posibilidad de jugar y ser, a la vez, el director deportivo del equipo. Esta oportunidad le gustó tanto que accedió pese a cobrar únicamente 2000 euros mensuales, el salario, eso sí, más alto del equipo. Allí, Riera compitió de delantero centro, aunque su posición natural era la de extremo/carrilero: era en punta donde marcaba las diferencias. Riera fue visto como un entrenador sobre el terreno de juego. La experiencia, pero, resultó ser un fracaso y aunque su prioridad era volver a España fichó por Koper, ciudad del principal puerto esloveno.

Se suele decir que la experiencia es un grado y eso le sobra a Riera. Pese a su edad, 33 (casi 34) años, todavía le quedan 2/3 años de fútbol en las piernas, por lo que será interesante ver si se asienta en Eslovenia o sigue viendo mundo: Catar o Rusia podrían ser la próxima parada de su curiosa trayectoria deportiva y vital.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados