Fútbol inglés

article title

Alan Ball y una revolución para nuestros días

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

Hoy venimos a hablar sobre Alan Ball, un futbolista inglés pionero en calzar unas botas extravagantes, y eso que eran blancas. Vivimos en el planeta fútbol de los excesos, del marketing renovado, de la prensa a través de las redes sociales y de miles de historias que van apareciendo. Desde la década de los 90 hemos vivido una transformación progresiva en cuanto a los diseños del material deportivo, que es en lo que nos vamos a centrar hoy.

Hemos visto miles de barbaridades, pero como todo, esto tuvo un principio. La base que cimentó casi sin querer Alan Ball. Este hecho comenzó por el año 1970, cuando el vigente campeón del mundo con Inglaterra -sí, Inglaterra solía no dar pena- el bueno de Alan saltó al terreno de juego con un par de botas de la marca Hummel de color blanco. Algo totalmente inusual.

Durante esa época, la marca Hummel se encontraba en un periodo en el que buscaban expansión económica. Ball saltó con sus botas blancas recién pintadas, e hizo que la marca alemana cosechara unas ventas de hasta 5.000 pares. No obstante, se situaban lejos de su gran objetivo de ventas, y la marca se decidió por fabricar ese modelo en color blanco. El mediocentro inglés, por su parte, siguió con su especie de chapuza y, en otro partido, saltó con unas botas de la marca también alemana Adidas pintadas de blanco y con el logo de Hummel por encima. 

La gran explosión llegó en una cita más importante y multitudinaria. En la Charity Shield disputada contra el Chelsea el fenómeno de las deportivas blancas se repartió ampliamente, y al lunes siguientes obtuvieron unas ventas de unos 12.000 pares. Se puede decir que les salió bien la jugada.

Entre otras cosas y como anécdota, Alan fue nombrado miembro de la Orden del Imperio Británico por su contribución al fútbol, y como anécdota triste nombro su muerte, producida por un ataque cardíaco tras unas semifinales de Champions entre United y Milan, en 2007.

Han pasado los años, y hemos visto como la marca española Joma introdujo también sus modelos en color principal rojo con detalles blancos durante los 90, o como el hecho de que Marco Simone calzase unas botas blancas ocupó un titular tras una final de Copa de Europa, recogiendo el país lo siguiente: “El delantero del Milan Marco Simone sorprendió a todo el mundo al disputar la final de la Copa de Europa con unas botas de color blanco, un hecho inusual en el fútbol. El jugador se calzó una botas más parecidas a unas playeras que al calzado habitual de los futbolistas.” Y lo que os quedaba por ver desde ese 25 de mayo del año 95 hasta hoy…

Imagenes: footy-boots.com

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados