La Liga

article title

Al Celta de Luis Enrique se le apaga la luz

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

REDACCIÓNLa llegada de Luís Enrique el pasado verano al banquillo del Celta del Vigo alimentó las esperanzas del cuadro gallego de cara a la temporada 2013/2014. Después de salvarse la pasada campaña en la última jornada, el equipo gallego buscaba en el técnico astur un perfil joven, con gusto por el buen fútbol y efectivo. Tras su titubeante paso por la Roma, su  gran papel en el filial del Fútbol Club Barcelona aún perduraba en su currículum. Luís Enrique llegaba a Vigo con la maleta llena de ilusiones. Con un plantel construido a su antojo, la llegada de jugadores de confianza como Fontás, Rafinha o Nolito dejaban patente la confianza que la directiva mostraba en su persona, una confianza que poco a poco siembra las dudas a tenor de los resultados.

RELACIONADO | Sólo el Celta da cariño a los exiliados azulgranas

Tras un buen comienzo de temporada, con dos empates y una victoria, el Celta de Vigo parecía que podía ser una de las gratas sorpresas de la temporada, pero parece que aquello no fue más que un espejismo. El club gallego no ha terminado de encontrar el punto a su juego, encadenando siete encuentros sin conocer la victoria, siendo derrotado en los últimos cuatro encuentros, los tres últimos por la mínima.

Al equipo se le apaga la luz, como sucedió este lunes en el estadio de Balaídos en el descanso frente al Levante, y lo que es más tedioso, Luís Enrique no encuentra la fórmula para volver a encender los plomos. El equipo juega alegre, al ataque, pero sus concesiones en la parte de defensiva, aunados a su falta de gol en los últimos partidos han dejado al plantel muy tocado, ocupando la penúltima clasificación liguera, a tres puntos del colista, el Almería.

El partido ante el Levante es un claro ejemplo de los problemas del equipo. Tras un encuentro de dominio total, en el que los celtiñas tuvieron hasta el 75% de la posesión, con 15 remates, cuatro de ellos entre los tres palos, el equipo desfalleció en los minutos finales y en uno de los primeros remates levantinistas entre los tres palos, Diop marcaba el tanto de la victoria granota, el que hacía firmar al Celta su peor arranque de temporada en Primera como local, encadenando cinco encuentros sin conseguir la victoria (tres empates y dos derrotas).

Tras la derrota frente al Levante, tanto Luís Enrique, como el técnico rival, Joaquín Caparrós, coincidieron en que el Celta había sido mejor, pero como afirmó el técnico asturiano “en este deporte sólo premia que el balón entre en la portería", y ahí es donde el equipo gallego falla. Un único gol en las últimas cinco jornadas habla del problema del Celta. Pese a contar con el máximo artillero de la pasada temporada en Segunda, y hombres importantes arriba como Nolito, Orellana o David Rodríguez, el gol no llega y sin él los triunfos tampoco.

El próximo sábado, frente al Málaga, en territorio andaluz, el cuadro celtiña intentará enderezar un rumbo que va cuesta abajo. Sumar su segunda victoria, emulando su triunfo en el Benito Villamarín, es su objetivo, y es que esta temporada ante equipos andaluces ha sumado cuatro puntos de los seis que colean en su casillero. Esa es la gran esperanza viguesa.

[Sigue la actualidad del Cetal de @CeltaSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados