África

article title

El poder africano: juventud, presencia y determinación

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Todos tuvimos un pensamiento, una idea o una respuesta en algún momento sobre aquel prodigio físico que se prodigaba de área a área con la simplicidad de conducir el balón a medida que no dejaba de avanzar a grandes zancadas dejando rivales a su paso. Habló de Yaya Touré y mi idea siempre fue la misma. No se le pueden poner diques al mar, murallas a la inteligencia, barreras al amor ni encorsetamientos tácticos a futbolistas que son capaces de regalarte tantas variantes defensivas-ofensivas en un mismo partido en beneficio del equipo. Tras él, el poder africano ha vuelto a resurgir en Europa, cuatro futbolistas están causando furor justo en equipos que están rindiendo a un muy buen nivel. Todocampistas sin límites y con mucho pulmón. Estos son los cuatro nombres africanos que retumban aquí y ahora.

Naby Keita – RB Leipzig

Hace un par de años, el joven guineano llamaba a la fortuna en el fútbol francés. Tras ser rechazado por Le Mans y Lorient, su debut como profesional lo realizó en el FC Istres de Ligue 2 durante 2013. Sin tiempo para el acomodo, su buen hacer en el Istres con 4 goles 7 asistencias en poco más de 20 encuentros fue suficiente para que Ralf Rangnick, director deportivo del RB Salzburgo por aquel entonces, fuera hasta Francia para hacerse con él.

Una vez fichado y trasladado al fútbol austríaco, en no más de dos años junto a Jonathan Soriano y los suyos conquistó Liga y Copa en su primer año, revalidando el doblete en la segunda. Fue ahí en la segunda temporada en Austria donde el guineano mostró su mejor nivel. Designado mejor jugador de la temporada firmó un total de 14 goles y 8 asistencias. Números por encima del notable para un box to box.

Era momento para tomar el mismo camino que tomaron Kampl, Mané o Ramalho entre otros, pero Keita no se alejó, solamente subió un escalón. Era el hermano mayor quien llamaba a la puerta, en un verano marcado por el ascenso a la Bundesliga, el RB Leipzig con Ralf Ranginck, como director deportivo era el próximo destino del guineano. Líder de la Bundesliga, imbatido en once jornadas y titular son sola una muestra del ascenso profesional de Keita desde que debutara en 2013.

Rápido, con físico, impredecible por donde puede salir. La conducción con balón es una de sus mejores virtudes aseguran muchos de los que le han visto jugar. Diestro y con buen manejo del balón, parece más rápido con el esférico en su poder que cuando no lo tiene. Todo esto en materia ofensiva, no hay que olvidar el apartado defensivo. El guineano es uno de los jugadores que más balones recupera por partido dentro del RB Leipzig. Su baja estatura no es un impedimento para su buena lectura de juego. Sus aspiraciones son claras: “Quiero ser el mejor jugador de África“. Su ídolo como el del propio Diawara, es el mejor africano de los últimos años, Yaya Touré.

Jean Seri – Niza

Seis fueron los años de reinado del Olympique de Lyon en Ligue 1. A día de hoy, el Paris Saint Germain busca su quinto consecutivo con tal de emular a aquel maravilloso Lyon de Juninho y compañía. En el intento de arrebato el Niza se erige como la principal amenaza para impedirlo. Cuatro por encima de los parisinos y tres del segundo clasificado, el Mónaco de Falcao, el Niza de Dante en la retaguardia y Balotelli en punta de ataque lidera la Ligue 1 en búsqueda de una nueva hazaña “Leicesteriana”.

Para muchos, el mejor jugador de este club y posiblemente uno de los de la competición no es ninguno de los anteriormente mencionados, es Jean Seri, costamarfileño de no más de 165 centímetros de altura. Antes con Puel y ahora con Favre, el costa marfileño es el cerebro de las águilas.

De jugar en Costa de Marfil a la liga portuguesa, primero en un breve paso por el Porto B y más tarde en dos años sin pena ni gloria en el Paços de Ferreira, fue la trayectoria profesional del costa marfileño antes de desembarca en Niza. Ya en Francia, bajo las órdenes de Puel sus números estuvieron dentro de la norma y no fueron noticia para nadie.

Ahora con Favre en 14 jornadas ya ha mejorado los números del año pasado. Ha contribuido en un total de 10 goles con dos tantos y ocho asistencias. Nadie en las cinco grandes ligas, acumula tantas asistencias como Seri. Destaca por su siempre buena colocación dentro del terreno de juego, su rapidez a la hora de ejecutar movimientos y su buena visión con el balón en los pies. Se ha convertido en el primer jugador que realiza ocho asistencias en quince jornadas de Ligue 1 desde Marvin Martin en la temporada 2010/2011. Lo que está claro es que la toma de decisiones de Jean Seri está llevando por el buen camino al Niza de Favre.

Franck Kessié – Atalanta

Justo hace un año, nadie había escuchado hablar de este jugador. Franck Kessié por aquel entonces, deambulaba en el Stella Club d’Adjamé, un modesto club de la liga costamarfileña. Fichado por el Atalanta, tuvo un breve paso por la Primavera bergamasca actuando de defensa central, y más tarde fue enviado a préstamo al Cesena donde el técnico Massimo Drago lo asentó como un fijo en sus onces y como un centrocampista de músculo que ha ido ganando poco a poco capacidades de todoterreno para sumarse al área con peligro y mucho olfato de gol.

Alberto Rubio para el diario Marca hace referencia a las palabras de Massimo Drago, que pulió a otras jóvenes promesas como Bernardeschi y Florenzi, y le convirtió en ‘todocampista’ durante su cesión al Cesena: “Vino como quinto central, no le conocía, pero después de dos entrenamientos probé a adelantar su posición y comprendimos que era el rol perfecto para sus características. Sabía que lo haría bien en Primera, pero reconozco que me ha sorprendido su acierto goleador“.

Cuatro goles en las primeras cuatro jornadas del campeonato italiano y cinco hasta la fecha demuestran su solvencia cara a puerta. Varios de ellos, desde los once metros, demuestran que no es el primer día en la escuela para Kessié. Un central que rompía la regla, justamente por eso, por ser un excelente ejecutor desde los once metros. La vida para Kessié ha cambiado radicalmente en apenas un año. De jugar en la liga costamarfileña a hacerlo con el Cesena en Serie B por un teórico ascenso, y de ahí a ser la revelación con el Atalanta en Serie A y ser uno de los hombres de confianza de Gasperini.  Todo un ascenso prodigioso al fútbol de primer nivel.

Este jugador suele jugar en cualquier zona del centro del campo, ya sea, como pivote, mediocentro o interior. Tiene una gran solvencia para abarcar metros de campo y no por su olfato sino por su exuberancia física puede alardear adonde ha llegado. Capacidad de llegada incontestable y para recuperar también. Kessié es un pulmón sin techo. En quince jornadas, lo ha jugado todo salvo dos partidos; uno por sanción y otro sin alinear. En 11 ocasiones, el costamarfileño jugó todos los minutos del encuentro lo que demuestra la plena confianza de Gasperini en los servicios del jugador. Roba, abarca y distribuye, todo esto con 19 años y un margen de mejora muy grande, el Atalanta se le puede empezar a quedar corto en cuestión de días.

En referencia a Yaya Touré, el mismo afecto que cualquier africano y en especial, de estos cuatro: “Le conozco bien. Es uno de mis ídolos junto a Essien, espero llegar a ser tan fuerte como ellos algún día“, reconoce.

LEER MAS: El heredero de Yaya Touré

Amadou Diawara – Napoli

“De niño jugaba en Guinea en un equipo de la iglesia y me trajo a Italia mi agente, Robert Visan. Después Corvino me probó en su academia de Lecce durante una semana y me prometió que me llevaría con él”, explica a La Gazzetta dello Sport el mediocentro, que fue inscrito en la Virtus Cesena tras aterrizar en territorio transalpino y, después de un par de pruebas, se enroló en la primera plantilla del , club del tercer escalafón del fútbol italiano. Una quincena de partidos le bastaron para demostrar que, pese a su bisoñez, la categoría se le quedaba pequeña. Estas palabras eran recogidas por Iván Alvarez hace un par de meses con la explosión de Diawara en la Serie A.

Pantaleo Corvino mucho tuvo que ver en que la carrera de Diawara acabara en buen puerto. El mismo hombre que enderezó el rumbo de los Mirko Vucinic, Stevan Jovetic y Matija Nastasic le prometió a Diawara cobijarse entre los mejores del fútbol italiano. Con expectativas muy diferentes a las que vive a día de hoy, hace poco más de un año, el objetivo del guineano era afianzarse en Serie B pero no fue así. Sus buenas actuaciones durante la pretemporada le llevaron a ganarse un hueco en la primera plantilla del Bologna. Suficiente para que los grandes del Bel Paese centraran su mirada en él. También otros como el Valencia se interesarían en el jugador.

LEER MÁS: Amadou Diawara, el sacro pulmón

A día de hoy es uno de los baluartes del Napoli de Maurízio Sarri. Uno de los siete fichajes que realizó el club partenopeo este mismo verano, Amadou Diawara se está ganando a base de minutos y confianza un hueco en el once titular en detrimento de Jorginho, una de las piezas claves la pasada temporada. Sarri tras verlo debutar en el San Paolo fue claro y sencillo: “No sé si era consciente o es un reflejo de su madurez, pero juega como entrena” comentó el técnico uniéndose a la opinión de tantos otros “Juega como en el jardín de su casa” muestra de la tranquilidad que transmite Diawara con el balón en los pies.

Destaca por su buen posicionamiento en la medular, su facilidad para recuperar el esférico y la capacidad para superar líneas del rival a través del pase vertical. Consciente de sus fallos, Diawara lleva tiempo apuntando que debe mejorar en el plano táctico, también a la hora de entrar en juego, siempre partícipe, nunca se esconde. En su llegada a Nápoles eligió el 42 por su ídolo Yaya Touré. “Me gusta mucho Yaya Touré, me inspiro en él y quiero seguir sus pasos”,

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados