Brasil

article title

Adriano, la potencia sin control

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Érase una vez uno de los delanteros más fuertes del mundo. O el que más. Respondía al nombre de Adriano Leite, arrasaba con defensas, porteros y lo que se pusiera por delante, perforaba redes y justificaba a menudo el parámetro 99 de potencia en el Pro Evolution Soccer.

Se dio a conocer en agosto de 2001, recién llegado de Flamengo al Inter con 19 años, en un amistoso veraniego en el Bernabéu contra el Real Madrid. Entonces, dejó petrificados a Casillas y al resto de la defensa madridista con una bomba directa a la escuadra con una potencia endiablada, al más puro estilo Roberto Carlos.

Se fogueó, y de qué modo, en la Fiorentina y el Parma durante un par de años y las dos siguientes temporadas realizó extraordinarias campañas con el Inter. Potencia, fuerza, gol. A Adriano no le hacía falta más. En esa época -dos años y medio-, su mejor como nerazzurro, anotó 60 goles. Y parecía imparable.

Desde 2006 Adriano cayó en una espiral de vicio, fiesta y sobre todo alcohol que arruinó su carrera y su vida. Empezó a vagar por diferentes equipos, lejísimos de alcanzar una forma siquiera decente. Gordo, arruinado y con problemas con la justicia por sus turbias amistades, volvió a Flamengo un par de veces, pasó por Roma, Corinthians, Atletico-PR, llegó a fichar por el Le Havre francés y acaba de firmar por el Miami United, un equipo semidesconocido de Estados Unidos.

No obstante, en la retina del buen aficionado al fútbol, apartando toda la morralla extradeportiva que llevó al traste su vida, quedarán los espectaculares goles y jugadas que Adriano dejó en el Calcio.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados