Tenis

article title

A vueltas con el formato de la Copa Davis por las ausencias

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La ausencia de casi todas las principales raquetas del mundo en la primera ronda de la Copa Davis calentó un debate que el tenis viene madurando desde hace tiempo: ¿debe cambiar el torneo por equipos para mantener su atractivo? ¿Y de qué manera?

Andy Murray, Rafael Nadal, Roger Federer, Juan Martín del Potro, Stan Wawrinka, Milos Raonic, Kei Nishikori, Marin Cilic, Dominic Thiem… las ausencias en el primer fin de semana del año en la competición fueron masivas. Un problema para los capitanes, pero también para el negocio que organiza la Federación Internacional de Tenis (ITF), que ya parece haber tomado nota del asunto.

Once de los doce mejores jugadores del mundo faltaron a la primera cita del año. La única excepción fue Novak Djokovic, aunque se vio favorecido por su prematura eliminación en el Abierto de Australia y además sólo jugó un partido en el triunfo de Serbia sobre Rusia.

El apretado calendario del cada vez más exigente circuito conspira desde hace tiempo contra la centenaria Copa Davis. Este año, además, las series iniciales se jugaron inmediatamente después de Australia, lo que obligó a los tenistas a realizar largos viajes y en muchos casos afrontar un brusco cambio de superficie para poder dar el presente.

Para Modesto “Tito” Vázquez, ex capitán del equipo argentino de Copa Davis, se necesitan cambios urgentes. “El tenis está enfermo debido a un calendario de competición extenuante que no existe en otro deporte. La ceguera de los dirigentes de la ITF, ATP, torneos, jugadores y la codicia excesiva del dinero están triturando la frescura del deporte blanco”, afirmó en un mensaje en Facebook.

Para Vázquez, tal como propusieron en su momento Nadal, Djokovic y otros jugadores “top”, el torneo debería jugarse cada “dos o tres años” para mantener su atractivo, oxigenar el circuito y poder garantizarse la presencia de los mejores.

“Si esto no es un mensaje de alerta para cambiar de una vez por todas el calendario de la Copa Davis no sé que decir. Es ridículo que una competencia mundial mantenga su jerarquía si se juega todos los años y mucho menos en las fechas elegidas, (siempre detrás de los Grand Slams) donde los jugadores compiten dos semanas al mejor de cinco sets y quedan con una deshidratación mental y física importante”, dijo Vázquez, finalista en 2011 de la Davis.

“Jugar cada dos o tres años sería el sentido común y la final se podrían hacer en un país a elegir que tendría todo el año para preparar el evento, venderlo y transformarlo en una especie de Copa del Mundo con todos los mejores jugadores representando a su país“, expresó.

La ITF ya reconoció que está evaluando una profunda reforma del torneo impulsada por el nuevo jefe del organismo, el estadounidense David Haggerty. Sin embargo, modificar el carácter anual del certamen no está en los planes.

Según comunicó en septiembre del año pasado, un grupo de trabajo de la ITF analizará la posibilidad de jugar las finales en sede neutral y reducir de cinco a tres sets los partidos (desde 2016, además, se introdujo el tie-break en el quinto set).

“Es un modelo usado por competiciones como la Liga de Campeones de la UEFA y el Superbowl”, explicó la ITF sobre la propuesta de una sede definida con antelación. Ello permitiría negociar en mejores condiciones con patrocinadores y apuntalar el negocio, pero no cambiaría el problema del calendario.

En cualquier caso, las modificaciones, que también incumben a la Copa Fed, deben aún ser debatidas y votadas en la asamblea general de la ITF en agosto de 2017. Y se vaticina un debate intenso, ya que no todos están de acuerdo con reducir la cantidad de sets del torneo.

“Miren la tensión que hay en esas caras. No lo reduzcan nunca a tres sets. ¡De esto es de lo que se trata!”, pidió el campeón de Wimbledon de 1987, el australiano Pat Cash. “Creo que el factor de cinco sets no se debe alterar ya que los partidos bajo ese criterio son más lógicos y coherentes con el resultado final”, coincidió Vázquez.

El problema de las faltas de descanso, sin embargo, no sólo puede achacarse a la ATP o la ITF. Los tenistas muchas veces eligen jugar lucrativas exhibiciones que terminan pagando en lo físico. Y a ello se añadirá en 2017 el lanzamiento de la Laver Cup, una competición anual por equipos que enfrentará a Europa con el resto del mundo.

El evento, impulsado por el suizo Roger Federer y su agencia de representación, se jugará anualmente a finales de septiembre -salvo los años olímpicos- y tendrá una sede fija por determinar. Se trata de una idea original, pero también de una cita más en un calendario híper-comprimido.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados