Miscelánea

article title

A falta de Scudetto, bueno son récords

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Carlos HERNANDO – 1941-42, 1982-83 y ya en el nuevo siglo, 2000-01. Son las tres fechas que se han forjado en la grandeza innata de la Roma con sus tres Scudettos. En los dos primeros, todavía se puntuaban las victorias con dos puntos en la Serie A, disputada entre 16 equipos. Ya en el año 2000, el torneo local veía aumentado el cupo de equipos hasta 18, donde diecisiete de ellos fueron testigos del último entorchado de la escuadra giallorossi.

En este curso, el equipo dirigido por Fabio Capello rompería con su historia al batir su récord de puntos a final de temporada con 75 unidades. Unos jóvenes Emerson y Walter Samuel, los experimentados brasileños Cafu y Aldair o el italiano Di Francesco y una artillería envidiada: Batistuta, Montella y el atemporal Totti.

En la temporada 07/08 y 09/10, el equipo capitalino volvió a caminar por la aristocracia de la Serie A, pero se encontró con el emperador del momento: el Inter de Milán.  Cuando la temporada finalizó en 2008, la Roma acabó con el récord del 2001, sumando 82 puntos en su casillero. Era una cifra que permitía crear los mejores sueños si no fuese por el equipo lombardo integrado por Adriano, Cruz, Crespo,  Figo, Maxwell, Zlatan y un incontable etcétera de estrellas que derrocaron al equipo de Spalletti. Panucci, Cicinho, Mexès, Juan, Cassetti, Tonetto, Taddei, De Rossi,  Perrotta, Mancini, Totti o Vucinic se sacrificaron en los noventa minutos de cada partido, pero solo tres puntos lo alejaron del cuarto Scudetto de su historia.

Dos años más tarde, la historia se repetiría, aunque esta vez de forma más ajustada. Otro emperador, para la mayoría el más grande que ha pasado por el Meazza, se hizo con el último Scudetto del conjunto neroazzurro: Mourinho. Sin duda, el portugués fue uno de los principales artífices para que la Roma de Ranieri se ahogase en la segunda plaza, mientras que los éxitos de los demás le salpicaban en toda la cara. Ni sus 24 jornadas consecutivas sumando fueron suficientes para hacer añicos el futuro triplete de Mou, que se hizo con la Serie A con 82 puntos, dos más que La Loba.

Y es que la Roma, a falta de Scudetto, se ha encargado de romper sus marcas personales. Desgraciadamente, para algunos este año pinta igual: un rival increíblemente superior como es la Juve con medio título en su mano verá cómo la Roma presumiblemente batirá los 82 puntos de 2008. Fiore, Milan, Catania, Genoa y un duelo directo contra la Juve son los rivales contra los que deberá sumar al menos cuatro puntos y forjar así una nueva meta a batir.
Diecisiete jornadas sin perder – doce victorias y cinco empates – encendían las alarmas del tifosi giallorossi hasta que la Juve emergió y destrozó al equipo de Rudi con un 3-0.

Con cualquier esperanza disipada, ya solo resta situar el listón lo más alto posible; tan elevado, que la próxima vez en batirlo signifique la consecución del Scudetto.

Y es que a falta de pan, bueno son tortas…

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados