Motociclismo

article title

A Dani Rivas y Bernat Martínez

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La familia motera española ha iniciado la semana de la peor forma posible: con la noticia del fallecimiento del gallego de 27 años Dani Rivas y el valenciano de 35 años Bernat Martínez en Laguna Seca, donde de forma paralela al Mundial de Superbike se disputaba el campeonato MotoAmérica, el nacional estadounidense creado este año.

Fue en la misma salida. Sin estar del todo claro, parece que a Rivas no le entra la segunda marcha y se ve arrollado por varios pilotos. Horas después, se confirmaba la tragedia.

Incredulidad y desolación se fundían en unas redes sociales teñidas de luto. Rabia y desesperación entre los amigos de otros dos héroes que nos han dejado mucho antes de lo que deberían en busca de un sueño americano que se tornó en la más terrible de las pesadillas.

Rabia y desesperación extendida a todos los aficionados. Quizá anónimos para el gran público –pese a contar ambos con experiencia mundialista-, eran bien conocidos entre los fieles de las dos ruedas. Especialmente Dani Rivas, habitual durante los últimos años del Campeonato de España ahora convertido en Europeo.

No se hicieron millonarios, seguramente ya ni lo pretendían. No hacían anuncios de televisión ni copaban portadas de periódicos; pero podían sentir el calor de los fans en el paddock. No les movía la búsqueda de la fama ni el éxito. Lo hacían por amor. Por amor a un deporte que en demasiadas ocasiones se vuelve dramático y odioso.

Probablemente fue una tragedia inevitable, sin culpables. Una de tantas veces que la casualidad se convirtió en fatalidad para sesgar dos vidas. No se han ido dos pilotos, se han ido dos personas. Dos historias de vida cuyo final ha llegado antes de la mitad del libro y de la forma más injusta posible.

Hoy todo el mundo habla bien de Dani Rivas y Bernat Martínez. Exactamente igual de bien que hablaban de ellos ayer, antes de ayer, hace una semana y hace varios años todos aquellos que les conocían. Por eso sabemos que es verdad, porque hoy no se ha dicho nada nuevo sobre ellos; sólo se ha repetido lo que ya se decía antes.

Son dos pérdidas irreparables para el motociclismo español. Dos grandísimos pilotos que decidieron vivir su sueño en lugar de soñar su vida. Resulta imposible decirles adiós, porque sabemos que nunca se irán del todo. Con su clase en pista y su simpatía fuera dejaron una huella imborrable en los corazones de todos aquellos que alguna vez les vieron correr y/o tuvieron la oportunidad de intercambiar unas palabras con ellos.

Hace cinco años, sus trayectorias ya se cruzaron. Fue en el Gran Premio de Catalunya de 2010 celebrado en Montmeló, y ambos estaban en la parrilla de Moto2, aunque ninguno pudo acabar la carrera. Para Bernat, era su séptima y última carrera en el Mundial. Para Dani, la primera de las seis que disputaría de forma esporádica hasta 2013.

Este fin de semana, la presencia de Rivas en Laguna Seca era un nuevo motivo para seguir el campeonato norteamericano, donde Martínez ya llevaba tiempo paseando la bandera española, llevándola incluso hasta el podio. Ambos buscaban la oportunidad que se les negaba en campeonatos más populares y mediáticos. Nadie podía imaginar tan terrible desenlace.

Los que nos quedamos aquí, sólo podemos darles las gracias. Por engrandecer este deporte con su tenacidad e insistencia. Por hacernos vibrar en pista. Por soñar, y hacer soñar a sus seguidores. Por poner el corazón en cada curva. El vacío que dejan será imposible de llenar, pero su recuerdo ya es inmortal.

Desde aquí, sólo queda enviar todo el ánimo posible y toda la fuerza del mundo a sus familias y seres queridos. El 7 y el 76 son ya dos números inolvidables que descansan junto al 8, el 58, el 48, el 74 y tantísimos héroes más que nos dejaron, fieles al lema de jamás dejar de dar gas. Seguro que donde estén lo seguirán haciendo.

Gracias Dani. Gracias Bernat. Descansad en paz. Ráfagas al cielo.

Portada de Sphera del 21 de julio de 2015

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados