Tenis

article title

77 años después un británico reina en Wimbledon: Murray

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

A la segunda fue la vencida. Andy Murray es el nuevo rey de Wimbledon tras imponerse en la final con gran soltura al número uno del mundo Novak Djokovic por  6-4 7-5 6-4. Un partido de leyenda que sirve para romper con la tortuosa racha de 77 años sin la victoria de un británico sobre el pasto del All England Club.

Hasta 1936 había que remontarse para recordar el triunfo del último británico sobre la hierba de Wimbledon. Fred Perry se hacía con su tercer triunfo consecutivo en el torneo celebrado en Londres. Su figura quedaba en los anales de la historia como un recuerdo vago, una leyenda que no tenía sucesor. Han pasado 77 años hasta que un joven escocés, Andy Murray, ha roto el maleficio.

Partido épico el que le ha hecho coronarse sem Wimbledon. Vencer al número uno del mundo por tres sets a cero en una final de Grand Slam no se consigue todos los días, pero estaba claro que la meta era un preciado trofeo que no se le podía escapar a Murray. El pasado año ya acarició el trofeo, pero un inconmensurable Roger Federer hizo añicos su sueño. Una piedra en el camino, debió de pensar Murray, que pocos meses después se tomó su merecida revancha llevádose la medalla de oro de los Juegos Olímpicos ante el suizo en el mismo escenario. Allí ya se enfrentó a Djokovic, en semifinales, venciéndole en dos sets, 7-5 7-5, en la antesala de esta gran final.

Murray se presentó a su segunda final de Wimbledon alegre, vivo, convencido que este torneo iba a lucir bien pronto en sus vitrinas. Ese convencimiento fue el que le llevó en volandas para superar a Novak Djokovic. Las dudas del principio se tornaron en realidad cuando el escocés quebraba por segunda vez un juego de Novak en el primero. Ese era el camino y Andy lo sabía.

El segundo set siguió la tónica del primero. Con un fantástico Murray que no se arrugaba ante el número uno del mundo. Le quebró el saque en el cuarto juego. Novak no perdía la fe y se reponía en el séptimo, pero Murray sacó fuerzas de donde pudo y volvió a quebrarle el decimoprimero, dejando en bandeja el segundo set para su marcador.

La tónica de los dos primeros set continúo en el tercero. Djokovic  intentó tirar de épica, pero ya era demasiado tarde, Murray no iba a dejarse amedrentar. Era su día, quería reinar en Wimbledon, y así lo hizo.

Con esta victoria Murray consigue su segundo Grand Slam en sus nueve años como profesional, ambos conseguidos en los últimos once meses, y los dos con Novak Djokovic como rival. Un paso de gigante en la carrera de un Andy Murray que ha entrado en la historia del tenis británico por la puerta grande.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados