EURO 2016

article title

6 razones por las que Alemania debe ganar la EURO 2016

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Una vez más, Alemania vuelve a estar en las semifinales de un gran torneo de selecciones. Se ha convertido ya en una especie de hábito: desde 2006, la Mannschaft lleva colándose en la fase final de todos los torneos. Es de sobra conocido que “sólo” ganó el Mundial de Brasil de 2014 y que se quedó a las puertas de la final en todos los demás, pero, aún así, la selección entrenada por Joachim Löw sigue demostrando su regularidad en los torneos internacionales. En esta ocasión, de nuevo una anfitriona, Francia, es la última piedra en el camino para poder jugar por el gran trofeo el día diez de julio ante Gales o Portugal.

1.- Ha vuelto el hambre de títulos

El propio Joachim Löw acabó manifestando hace unos meses que a todo el equipo, él incluido, le había costado recuperar esas ganas de ganar de la época pre-mundial. Esta relajación se pudo ver durante toda la fase de clasificación para la Eurocopa de Francia, con resultados sorprendentes como una derrota contra Irlanda (1-0) y Polonia (2-0), empates sorpresivos en casa (1-1 contra Irlanda) o “victorias desilusionantes” como el 4-0 en casa a Gibraltar. Sin embargo, el torneo llegó y Alemania volvió a mostrar su competitividad y sus ganas de alzarse con la victoria. Es el último gran trofeo de selecciones que le falta a esta generación de futbolistas.

2.- Joachim Löw

El seleccionador alemán había sido criticado ferozmente después de cada eliminación. Erró de forma sonora en la semifinal de la Euro 2012 contra Italia al alinear a Toni Kroos para darle la función de marcar exclusivamente a Pirlo. Este fallo le puso en el ojo del huracán de las críticas, pero la federación siguió confiando en el técnico. Dos años más tarde, Löw enmendó los fallos anteriores y Alemania se alzó con trofeo en Brasil. En esta Euro 2016, ha vuelto a demostrar su buen hacer táctico: Su cambio de sistema ante Italia significó la primera victoria oficial alemana ante la azurra. Dispuso un sistema, obviamente menos ofensivo, que logró alejar al contrario de la portería y con el que seguir desplegando el juego mostrado hasta ahora.

3.- Un sistema que aúna todo el talento

A simple vista, parece muy complicado hacer un once con todos los jugadores que Löw tiene en nómina. El sistema que ha desarrollado el entrenador intenta reunir al máximo de estrellas posibles en el mismo once y tiene un objetivo claro: desarrollar el juego de posición. Es la idea que predomina en el gran grueso de jugadores y que practica el campeón del país (el Bayern München). Lógicamente, hay diferencias: Löw juega sin extremos y la transición defensiva es peor por la subida de los laterales. Los jugadores han asimilado el sistema durante tres años y es así como intentarán jugar los partidos que faltan, jueguen en un 4-3-3 o en un 3-5-2.

4.- “Cayó la bestia”

Han tenido que pasar varias décadas, pero al fin llegó: Alemania consiguió vencer a Italia en un partido oficial. Ningun combinado anterior consiguió hacerlo. Todos, incluso esta misma generación, perecieron ante la Azurra. Las dos últimas derrotas, ambas en semifinales de Eurocopa y Mundial, supusieron un gran golpe anímico, sobre todo la de 2006, con Alemania como anfitriona. La carrera de Grosso por todo el Signal Iduna Park permanecía en el corazón de todos los alemanes, pero la vendetta llegó en una tanda de penaltis de infarto. Los jugadores llegarán con la moral por las nubes a las semifinales.

5.- Defensa de garantías

Alemania es el equipo menos goleado del torneo hasta la fecha. Solo ha recibido un gol y fue en los cuartos de final ante Italia por medio de un penalti. Los defensas que han jugado hasta el momento han demostrado un buen nivel y Manuel Neuer ha actuado de forma soberbia cuando ha sido preciso. Gales y Francia recibieron cuatro y Portugal cinco, destacando muy por encima de ese único gol en contra de los teutones.

6.- Las estadísticas están a favor de Alemania

Francia no guarda buen recuerdo de Alemania cuando hablamos de torneos internacionales. Ambas selecciones se han enfrentado un total de cuatro veces (todas en fases finales de Mundiales), ganando Alemania tres veces y Francia una.

Hasta diez veces han jugado Portugal y Alemania en fases de clasificación y fases finales de torneos internacionales: Cinco victorias para Alemania, tres empates y dos victorias para Portugal. Los lusos no se alzan con la victoria desde la Eurocopa del año 2000 (3-0 en fase de grupos).

Gales y Alemania solo han jugado entre sí doce veces en fases de clasificación para Mundiales o Eurocopas: Ocho victorias para Alemania, tres empates y una sola victoria para los galeses.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados