Rugby

article title

6 Naciones, juego y resultados no son lo mismo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Javier SEÑARÍS | La 4ª jornada del 6 Naciones ha traído consigo una discusión terminológica que a estas alturas resulta bastante sorprendente. Son muchos los espectadores que han definido el partido entre Gales e Irlanda como “partidazo” y ese término ha creado cierta controversia.


La victoria de Gales por 23 a 16 sobre Irlanda
se puede definir desde muchos parámetros: Intensidad, emoción, rivalidad, ambiente… Desde todos estos parámetros habrá sido un partido para permanecer en la memoria de los espectadores. Para que hubiese sido un “partidazo” tendríamos que haber visto a dos equipos practicando un gran rugby y no ha sido el caso. El nivel de juego en este 6 Naciones es paupérrimo, la mayoría de los partidos no han tenido, apenas, ningún detalle a destacar por la propuesta realizada sobre el campo.

Un detalle revelador: 7 jugadores galeses terminaron el partido por encima de los 20 placajes.

Habíamos dicho que la visita a Cardiff era muy complicada para Irlanda, los de Joe Schmidt son el mejor equipo del hemisferio norte pero el nivel parejo de los equipos en el Torneo provoca que este tipo de resultados sean perfectamente normales. Recordemos que Gales perdió contra Inglaterra, Inglaterra perdió contra Irlanda e Irlanda ha perdido contra Gales.

El 6 Naciones es un campeonato corto y resultadista en el que poco importa (de cara a la clasificación) la imagen dada y sí que es determinante ganar 4 partidos a toda costa.

 

Inglaterra 25 Escocia 13.

Tras 4 jornadas, ha sido Escocia el equipo que más claramente ha apostado por el juego abierto y expansivo en ataque. El equipo de Vern Cotter, con 4 derrotas, ha sido el que más espectáculo ha ofrecido al espectador; quizás los que miden el éxito de un equipo por sus resultados puedan estar contentos con lo visto hasta ahora, los aficionados que quieran ver rugby de calidad están abocados a mirar al hemisferio sur.

Son 38 equipos los que disputan las 3 grandes ligas europeas y son, apenas, 6 de ellos los que apuestan por un juego claro de ataque, hablamos de: Bordeaux-Bègles, Glasgow Warriors, Northampton Saints, Exeter Chiefs, Bath y Wasps.

Es perfectamente comprensible que las selecciones no practiquen un rugby diferente del que vemos, no hay argumentos. Los clubes que forman sus ligas juegan así.

Escocia cuenta con la ventaja de que se nutre con mayoría de jugadores de Glasgow Warriors y sus estilos de juego son similares.

Inglaterra apuesta, en los backs, por jugadores de los equipos arriba citados pero su proceso de ensamblaje no está todavía concluido y eso les lastra en su rendimiento. Aun así, su pobre victoria –a nivel de juego- sobre Escocia les permite depender de sí mismos de cara a poder ganar el Torneo.

 

Italia 0 Francia 29.

No hay nada que nuevo que añadir sobre Italia, en este caso el 0 en el marcador resume a la perfección lo que el equipo de Jacques Brunel hizo sobre el campo. Hacer este partido y quedarse a 0 ante esta Francia define el rendimiento del equipo italiano en el Torneo. Vencieron a Escocia en la 3ª jornada y eso les permitió evitar la “Cuchara de Madera” pese a ser –con diferencia- el peor equipo del 6 Naciones 2015.

La victoria tampoco es ningún consuelo para Francia, su juego no ha mejorado en nada y lo único que ha conseguido es acallar a la opinión pública francesa durante una semana. Nunca sabremos lo que habría sucedido en caso de haber sido derrotados en Roma.
En la última jornada: Gales viaja a Roma, Irlanda viaja a Edimburgo e Inglaterra recibe a Francia en Londres. Recordemos que en caso de empate final a victorias, la clasificación se decidirá por la diferencia de puntos conseguidos y encajados por cada uno de los equipos.

En este momento:

Inglaterra: 102/65 = +37.

Irlanda: 79/46 = +33.

Gales: 85/73 = +12.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados