Alavés

article title

6 equipos españoles que nos sorprendieron y enamoraron

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En estos tiempos en el que Madrid y Barça acaparan todos los títulos y titulares, es bonito recordar esos equipos que marcaron nuestra infancia pero de otra forma. Equipos que fueron hechos para objetivos pequeños, pero que se hicieron grandes con su fútbol. Estos fueron los que más me marcaron:

El Mallorca de Héctor Cúper

La Recopa, aquella preciosa y extinta competición que enfrentaba a los campeones de Copa y dejó finales para el recuerdo como la del gol de Nayim. En la temporada 98/99, en su última edición fue el sorprendente Mallorca el que estuvo a punto de hacerse con el título. Por desgracia tuvo delante a una Lazio con una pantilla increíble en la que había jugadores como Nedved, Nesta o Mancini y que se llevó la final por 2-1. El Mallorca disputaba la competición porque un año antes había estado a punto de ganar la Copa del Rey, que se le escapó en una fatídica tanda de penaltis frente al Barcelona. El equipo estaba entrenado por Hector Cúper, que era uno de los grandes entrenadores del momento, y contaba en sus filas con jugadores como el infranqueable Carlos Roa, el mago Ibagaza o el goleador Dani García.

El Celta de Víctor Fernández

Víctor Fernández había sido uno de los entrenadores más sorprendentes de la historia de la Liga, cuando antes de cumplir los 40 años había llevado al Zaragoza a ganar una Recopa y una Copa del Rey. Más tarde llegaría al Celta, donde consiguió hacer un equipo que aún hoy es recordado, a pesar de no ganar títulos, pero que enamoraba por su fútbol. Con Mostovoi y Karpin como buque insignia, aquel Celta practicaba un fútbol extraordinario llegando a ganar en la Copa de la Uefa 7-0 al Benfica y 4-0 a la Juventus. Por desgracia para ellos nunca pudieron llevarse ningún título aunque lo acariciaron en una final de Copa que perderían curiosamente ante el Zaragoza, equipo que dio a conocer a Victor Fernandez.

El Dépor de Irureta

La proeza conseguida por el Deportivo ha sido una de las más grandes que se han visto en el fútbol español. Después de la famosa Liga del penalti de Djukic, pocos podían pensar que el Dépor podría llegar a igualar ese logro, pero no solo lo igualó sino que lo superó ampliamente. Una histórica Liga y una Copa ganada al Real Madrid en el Bernabéu en el año del centenario llevaron al Dépor al Olimpo del fútbol español. Por si fuera poco a punto estuvo de llegar a ganar una Champions League, pero el Oporto de Mourinho lo apeó en semifinales. Djalminha, Mauro Silva o Valerón conformaron un equipo de lujo, que junto al Celta hicieron que el fútbol gallego reinara en la Liga.

El Valencia de Héctor Cúper

Aunque el Valencia ya había ganado la Copa del Rey unos años antes con Ranieri en el banquillo, pocos podían esperar que el equipo ché estuviera a punto de ganar la Champions y además en dos ocasiones. La primera fue frente al Real Madrid, donde incluso partían como favoritos pero la victoria fue clara para el conjunto blanco. Más dolorosa fue la segunda, que se produjo en la tanda de penaltis frente al Bayern de Munich. En el banquillo estaba Héctor Cúper que ya había maravillado con el Mallorca, y consiguió un equipó que llegó a arrollar a equipos como la Lazio o el Barcelona. Bestia negra del conjunto blaugrana era el Piojo López, un delantero que maravilló con la camiseta valencianista y formó una gran dupla con Gaizka Mendieta. El vasco, que no contaría con su socio en la segunda final al irse este al Calcio italiano, era el gran referente de ese equipo, un jugador con un talento descomunal que se equivocó al irse, frenando una trayectoría que podría haber sido histórica.

El Alavés de Mané

El mismo año que el Valencia se quedó sin su Champions, el Alavés se quedaría sin su Uefa dando lugar a una de las finales más épicas de la historia del fútbol. En frente tenían al Liverpool, un equipo que años más tarde protagonizaría la mejor final de la historia de la Champions. El partido terminó 5-4, decidiéndose para colmo de las desgracias con un gol en propia puerta de los vascos. El Alavés maravilló a Europa a base de recitales como los que dio frente al Inter en San Siro o el Kaiserslautern alemán. En cuartos eliminó al Rayo, que también fue una de las sensaciones de aquel año. Contra, Jordi Cruyff o especialmente Javi Moreno, que se convirtió en el delantero de moda y acabó fichando y fracasando en Milan, conformaban aquel inolvidable equipo.

El Villarreal de Pellegrini

Pellegrini era un completo desconocido en España cuando llegó al Villarreal. A base de buen fútbol y resultados demostró que era uno de los mejores entrenadores del mundo. A punto estuvo de llegar a la final de la Champions League en aquella inolvidable temporada 2005/2006. Todos sufrimos cuando Riquelme falló aquel penalti contra Lehmann. El propio Riquelme era el motor y cerebro de aquel equipo, demostrando que era el jugador que prometía en Argentina y no se vio en Barcelona. Como gran socio tenía al uruguayo Diego Forlán, que llegó a ser Bota de Oro con la camiseta amarilla. Juntos formaron una de las mejores duplas de la historia de la Liga.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados