FC Barcelona

article title

Arda y Aleix, la bendición de Luis Enrique

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Lo bueno se hace esperar o eso, al menos, es lo que se suele decir. Luis Enrique, no obstante, no puede estar más de acuerdo con esta afirmación. Tras 4 largos meses sin poder rotar ni realizar cambios para revolucionar los partidos, ya por fin puede contar con Aleix Vidal y Arda Turan. ¿En qué se traduce esto? Sencillo: más variantes y rotaciones de calidad. Eso y frescura, mucha frescura para el tramo decisivo de la temporada. La incorporación de ambos es una bendición para el barcelonismo.

El ex del Sevilla puede jugar hasta en 3 posiciones distintas – lateral, interior y extremo – y se asemeja más a un perfil Alba. Arda, en cambio, vendrá de lujo para dar descanso tanto a los interiores como a los tres de arriba sin que el nivel decaiga. Ambos aportarán frescura a los 13 jugadores que lo venían jugando todo (XI de Gala, Ter Stegen y Sergi Roberto), lo que permitirá al técnico asturiano rotar con el fin de intentar llegar en condiciones idénticas a las del año pasado a final de temporada: entre Espanyol y Granada, ya han descansado Alves, Rakitic e Iniesta.

 

De hecho, tanto Arda como Aleix ya han demostrado en dos partidos que les costará más bien poco adaptarse al juego azulgrana; algo, por otro lado, lógico, teniendo en cuenta que llevan seis meses aprendiendo automatismos. El turco se asocia, abre el campo, ayuda defensivamente y le da pausa al juego. El catalán, en cambio, ofrece una profundidad que Messi aprovecha para realizar diagonales hacia dentro.

Por si ello fuera poco, tanto Aleix como Arda contribuirán a aumentar el nivel del equipo: es fácil, mayor competencia implica, casi siempre, mayor rendimiento de todos, puesto que a ninguno le hace gracia quedarse fuera y, por tanto, no jugar. Así pues, especialmente Alves, Rakitic e Iniesta están avisados que para ser titulares deberán dar lo mejor de sí mismos. Y eso, evidentemente, es una gran noticia para el Barça: nadie podrá despistarse ni bajar el ritmo.

A la espera de posibles nuevas incorporaciones y al regreso de Rafinha en el tramo final de temporada, Luis Enrique respira por fin con tranquilidad: cuenta con una plantilla experimentada, de garantías y llena de alternativas, que habrá que ver cómo evoluciona.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados