Miscelánea

article title

Medina y Parra, objetivo doblar

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El verano que viene, Río de Janeiro se convertirá por unos días en la capital universal del deporte. Los Juegos Olímpicos de 2016 se celebran en la ciudad brasileña, sucediendo a Londres como ciudad olímpica. Pero la carrera olímpica empieza mucho antes. El ciclo olímpico comenzó al terminar los Juegos de la capital británica. Y para la mayoría de deportistas, las semanas de competición en Río son su escaparate al mundo.

En estas líneas, nos centraremos en dos deportistas que desde hace meses centran su carrera en clasificarse y llegar en el mejor estado de forma a Río. Son Anabel Medina y Arantxa Parra, pareja de dobles que aspiran a formar parte del cuadro femenino de tenis de los Juegos Olímpicos del verano que viene. Y la última entrada del ranking que será válida, será la del 6 de junio de 2016, justo después de Roland Garros.

¿Qué tiene que hacer un tenista o una pareja para ser olímpicos? La Federación Internacional de Tenis (ITF, siglas en inglés) organiza el torneo. Y se sirve del ránking ATP/WTA para decidir los participantes. En dobles, tenemos un cuadro de 32 parejas. Para meterse en los Juegos, los tenistas tienen hasta 3 vías. Los 10 primeros clasificados del ranking de dobles tienen plaza asegurada y elegir la pareja que quieran (del mismo país) dentro o fuera del top 10. Otras 14 parejas se eligen por la combinación de ránking individual y dobles de las parejas que cada país proponga hasta un máximo de dos por nación. La ITF se reserva 8 plazas para otras tantas parejas que otorga: al anfitrión sino ha conseguido clasificar parejas o si algún continente no tiene representación. En tercer caso, las plazas van a los siguientes clasificados en el ranking.

En el tenis español, en dobles, contamos con alternativas a la hora de doblar. Quizás la que primero viene a la mente es la formada por Carla Suárez y Garbiñe Muguruza, que han terminado la temporada 2015 como subcampeonas del torneo de Maestras de la WTA.

Aquí vamos a hablar de dos tenistas que no son tan conocidas para el gran público pero que han unido fuerzas con un objetivo: ser Olímpicas en Río 2016. Trabajando a la sombra. Con esfuerzo y constancia y balance global al cierre de la temporada de 28 victorias y 23 derrotas.

Al término de la temporada 2015, Anabel Medina ocupa el puesto 32 en el ranking mientras que Arantxa Parra se sitúa la 37ª (de dobles, ambas) Son la 4ª y 5ª españolas en el ranking de dobles respectivamente. Por delante, Carla y Garbiñe, 13 y 16, además de Lara Arruabarrena, nº 31.

Su bagaje como pareja contempla el título conseguido este año en Antwerp. Además, Medina y Parra han llegado a las finales de Bogotá 2004, Stanford 2015, Luxembugo 2015 y el WTA Elite Trophy también en 2015. Ambas, ya tienen experiencia olímpica y juntas. Fue en los pasados Juegos de Londres 2012, donde no superaron la primera ronda. Por parte de Anabel, ha sido olímpica tres veces, con tres parejas diferentes. En Atenas 2004 con Arantxa Sánchez-Vicario, en Pekín 2008 con Vivi Ruano y en la última cita de 2012 con la tenista con la que pretende repetir experiencia en 2016, Arantxa Parra.

Hasta Londres 2012, el tenis español ha cosechado un total de 14 medallas entre individuales y dobles, siete en cada modalidad.

La pareja Medina-Parra buscará su segunda presencia consecutiva en unos Juegos Olímpicos en Rio de Janeiro. Un torneo atípico para este deporte, que además, no otorgará puntos ATP en el futuro, por la ruptura entre la Asociación y la ITF, que no compensará económicamente a los torneos afectados por los Juegos. Esta medida, probablemente no afecte a Río 2016, puesto que los mejores jugadores actuales quieren acudir, siendo para algunos además, posiblemente, su última cita de esta naturaleza.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados