Se habla de:

Atlético

article title

50 años de pasión rojiblanca en el Vicente Calderón

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Hoy, domingo 2 de octubre de 2016, se cumplen 50 años de pasión rojiblanca en el Vicente Calderón. Una fecha que será recordada no sólo por tan bonita cifra, sino también por ser el último aniversario en la ribera del Manzanares. Ahora toca celebrar, por lo que aprovechamos la ocasión para rememorar y homenajear la historia del Club Atlético de Madrid y de su hogar.

Resultado de imagen de vicente calderon estadio cumpleaños

Para entender la historia del Atlético hay que viajar en el tiempo. Sus orígenes se encuentran en el Athletic Club de Bilbao, que fundó el Athletic Club de Madrid como equipo filial. Más tarde se fusionaría con el Aviación Nacional, derivando en el Atlético Aviación, que disputaba sus partidos en el Metropolitano. Pero en 1947 pasó a llamarse Club Atlético de Madrid, adoptando su actual escudo. Es en 1966 cuando se inaugura el actual estadio, el Manzanares, que a partir de 1971 pasaría a denominarse Estadio Vicente Calderón, en honor del por entonces presidente de la entidad.

La actual parroquia rojiblanca no disfrutó de jugadores como Ben Barek, Vavá, Aparicio, Campos, Escudero o Peiró. En cambio, si comenzaría a disfrutar con gran parte de aquella plantilla que consiguió la Recopa de 1962. Hablamos de los Calleja, Griffa, Rivilla, Mendonça o Collar.

Un Vicente Calderón en el que ha crecido una generación de aficionados que ha vivido momentos inolvidables e imborrables. Luchando en la distancia con uñas y dientes junto con Panadero Díaz, Cacho Heredia, Ovejero o Adelardo, en aquella fría tarde europea ante Celtic de Glasgow. Vibrando con el gol de Luis Aragonés para más tarde quedarse con la miel en los labios junto con los Reina, Capón, Ufarte o Garate en la final de Copa de Europa de 1974 perdida ante el Bayern. Celebrando los goles del Ratón Ayala e Irureta para remontar la Intercontinental frente al Independiente de Avellaneda.

Resultado de imagen de luis aragones y diego simeone

¿Quién no recuerda la fantasía de los brasileños Luis Pereira y Leivinha? La incredulidad de la Liga del Doctor Cabeza. Ese brindis de la Copa del Rey en 1992 con Futre ante el eterno rival en el Bernabéu. Las remontadas memorables ante el Barcelona. Siempre quedará para el recuerdo ese maravilloso año 96 del Doblete, alcanzando la cima del fútbol español junto con Simeone, Caminero, Pantic, Kiko Narváez, Molina, Solozábal, Toni, Santi Denia y compañía.

Resultado de imagen de simeone jugador doblete

O la salida de la alcantarilla junto con el Mono Burgos tras dos años en las cloacas de la Segunda División. Las primeras galopadas de nuestro `niño´, Fernando Torres. Y volvernos a ilusionar con los goles del Kun Agüero, Forlán o Falcao. El cabezazo de Miranda para ganar al eterno rival 14 años después. O el de Godín para tocar el cielo volviendo a ganar la Liga. Nos hemos entusiasmado con la garra desbordante de Diego Costa. La vuelta a las grandes noches europeas, venciendo a clásicos como Milan, Barcelona, Chelsea, PSV o Bayern para llorar hasta llenar el río Manzanares por perder dos finales trágicas y crueles en Lisboa y Milan frente al Real Madrid.

Y es que si por algo se caracteriza el feudo colchonero es por su ambiente inigualable. El Atléti es un equipo querido, no solo por su gente, sino por cualquier aficionado al fútbol. Ello se debe en gran medida a esa fascinante manera en la que se vive este juego en el Manzanares. Cada fin de semana, durante medio siglo, una hinchada entregada a los suyos juega su particular partido. Se palpa ese movimiento diferente en las gradas. Un coliseo engalanado de rojiblanco con un ambiente vibrante en el que se respira la pasión por unos colores. Ser del Atlético es una forma de vida. Es nadar contra corriente con convicción y seguridad propia. Con la exigencia e ilusión de ser cada día más competitivo, sabiendo que caer y levantarse forma parte del camino.

El Calderón se siente afortunado de celebrar su último cumpleaños representado por un equipo que es la pura esencia de la historia del club. El Atléti es emoción. Es grandeza construida a base de trabajo, esfuerzo, humildad, sacrificio y compromiso. Dedicación constante día a día, partido a partido.

50 años soñando, sintiendo, aprendiendo, sufriendo, perdiendo, ganando, creciendo. 50 años viviendo.

“Paseo de los Melancólicos, Manzanares, cuánto te quiero”.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados