NCAA

article title

5 Pívots a seguir en la NCAA: Curso 2016-2017

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Cada año, la NCAA, acoge a jóvenes jugadores repletos de ganas e ilusión por mostrar todo su talento. Las canchas de basket no dan abasto con tanto genio suelto por ellas, pero solo serán algunos, los que tras esta bonita etapa, den el salto a la NBA. Aún así, el futuro de la mayoría se encuentra en el mundo del baloncesto. En esta temporada 2016 – 2017, estos son algunos de los pívots a seguir.

THOMAS BRYANT (INDIANA)

Corazón de guerrero. Garra descomunal la de este pívot al que le acompaña el físico. Un peso pesado en la pintura con sus 115 kg, a pesar de los cuales muestra gran movilidad. Puede correr de un lado a otro de la cancha con cierta facilidad para su talla, además de salir al perímetro para exhibir un tiro de tres que experimenta mejoría cada año. De momento sus porcentajes rondan el 37% en este comienzo de curso, superando el 33% que promedió la pasada campaña.

En la media distancia también se desenvuelve, y aunque tiene mucho trabajo por delante, presenta argumentos para tener muy en cuenta su anotación fuera de la zona. Eso sí, en la pintura es un coloso. Sabe encontrar buenas posiciones cerca del aro, y allí, con movimientos inteligentes y aprovechando su potencia, es difícil de parar. Demuestra su intensidad en todo momento dentro de la cancha.

En defensa destaca como un cerrojo en la pintura, donde es un buen reboteador defensivo. Le cuesta salir al perímetro, ya que aunque puede hacerlo, no es precisamente el más indicado para ello. Aún le falta trabajo en defensa para poder cubrir con más solvencia jugadores de menor tamaño.

Su fuerza, esfuerzo y lucha que muestra cada vez que le vemos sobre el parqué, unido a sus cualidades con el balón, hacen presagiar que estamos hablando de un futuro jugador NBA, al que podemos ver triunfar por ahora en la NCAA.

MARQUES BOLDEN(DUKE)

Generación del 98. Tan joven como atlético. Un físico privilegiado apuntalado en sus más de 210 centímetros de estatura y 113 kg de peso.

No solo tiene buena talla, también grandes muelles con los que se cuelga del aro una y otra vez. Muy peligroso cerca de canasta. Tiene buenos fundamentos, lo que le permite ser efectivo en el poste. Interesantísimo gancho con la izquierda. Tiene agilidad, por lo que no rehúsa las transiciones rápidas. Su mayor pega en ataque es la falta de tiro, ya que alejado de la pintura aporta poco, lo que le hace demasiado predecible, restándole puntos a sus principales virtudes.

En defensa es correoso e intenso. Puede que se desenganche del partido por momentos, pero si está al 100%, es incansable. Sus largos brazos le permiten, junto a su poderoso salto y envergadura, ser un taponador colosal, tanto por dentro, como por fuera, donde puede salir a marcar jugadores más rápidos gracias a un buen juego de pies y movimiento lateral. Buen reboteador, tanto en ataque como en defensa.

Con todos estos ingredientes, se forma un coctel de gran nivel, que nos permite predecir un futuro exitoso para Bolden, tanto en la NCAA, como más adelante en la NBA. Tiene campo de mejora, pero apunta muy alto.

BAM ADEBAYO (KENTUCKY)

Otro portento físico. 210 centímetros de pura fuerza. Un animal cerca del aro, con un salto descomunal, a partir del cual deja mates de todos los colores. Se maneja tanto en transiciones rápidas, donde despliega todo su potencial, como recibiendo de espaldas y en el poste, aunque en esta faceta tiene que mejorar para ser más resolutivo.

Junto a este punto fuerte de su ataque, demuestra buena muñeca desde la media distancia, argumentando una variante más a su ofensiva. Los porcentajes no son extraordinarios, pero demuestra que con trabajo puede ser un experto tirando desde esta posición de la cancha. Además, es un grandísimo reboteador ofensivo.

En el apartado defensivo es un buen marcador por dentro, gracias de nuevo a su capacidad atlética, que a su vez, le ayuda a ser pegajoso por fuera, intimidando y robando balones en el perímetro. Si consigue mantenerse concentrado, y sentar algunas bases que irá ganando con la experiencia, puede ser un jugador realmente completo. Tiene cualidades para triunfar, ahora solo le falta ir puliendo sus defectos en el juego, para poco a poco ser un referente en la pintura de la NCAA este curso, y NBA dentro de algún tiempo.

JARRETT ALLEN (TEXAS)

Veloz para su estatura (213cm), lo que hace de él un jugador muy peligroso con espacios. Hace daño en ataque en transiciones rápidas, pero también puede ganarse el pan recibiendo de espaldas y sacando tiros tras giro o simplemente por pura intensidad. Eso sí, su punto fuerte en la ofensiva está al finalizar cerca de canasta.

Puede ser un buen reboteador ofensivo, pero le falta algo de corpulencia y fundamentos para alcanzar números significativos en este apartado. Además en el tiro se encuentra su principal debilidad en ataque, ya que apenas se maneja fuera de la zona. Mucho entrenamiento le queda en esta faceta. También tiene que trabajar para ayudar en la movilidad del balón, ya que podría hacer más daño asistiendo del que ahora mismo provoca en el adversario.

En defensa no tiene límites. Su agilidad y explosividad le dan un plus a la hora de bajar a defender, siendo un gran intimidador y recuperador. Puede causar sensación en este apartado, ya que se mueve bien tanto en la pintura como en el perímetro, pero le falta ganar kilos y masa muscular para poder codearse con los pesos pesados.

Un pívot con buenas prestaciones atléticas, y un compromiso evidente cada vez que salta al parqué, que le pueden convertir en un jugador capaz de marcar diferencias en la NCAA, llegando tras esta etapa en la que se encuentra inmerso, a la NBA.

TACKO FALL (UCF)

Su principal argumento para ser incluido en esta lista, es el mismo que le hace ser un jugador realmente peligroso, que no es otro que su estatura de 228 centímetros. El techo de la NCAA es para él, y en este segundo curso en Florida (UCF), pretende demostrar todo lo que puede aportar a un equipo de baloncesto.

En su primer curso promedió 7.4 puntos, 5.9 rebotes y 2.3 tapones, números que en este inicio de campaña, con más minutos y protagonismo sobre la cancha, ha incrementado hasta los 17.8 puntos, 12.5 rebotes y 3 tapones por partido.

La mayor parte, por no decir todo su trabajo en pista, la realiza en la pintura, tanto en defensa como en ataque. En el aspecto ofensivo es un fantástico finalizador, y cerca del aro es casi imparable, sin embargo fuera de la zona apenas aporta, ni siquiera en el pick & roll. Necesita entrenar mucho su juego de pies.

En defensa más de lo mismo. Gran capacidad intimidadora, un taponador inconmensurable, y buenas prestaciones para cerrar el rebote, pero necesita ganar algo de agilidad para cubrir por lo menos la media distancia, tarea que ahora mismo ya es difícil para el senegalés, por lo que no hablemos ya de salir al perímetro.

Fall ha nacido para jugar al baloncesto, pero necesita ganar en fundamentos, ya que lleva poco tiempo dedicándose al basket, así como recursos, principalmente ofensivos, para en un futuro, aspirar a llegar lejos dentro del parqué, cosa que viendo su progresión, no tengo dudas de que logrará. De momento es uno de los talentos a seguir en la NCAA. Es fácil de reconocer, así que no le perderán de vista.

Fuente principal: Draftexpress

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados