NBA

article title

5 cosas que quizá desconozcas de Curry

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Stephen Curry es uno de los hombres de moda en la NBA. A merced de su liderazgo, y con el inestimable apoyo de Draymond Green y Klay Thompson, los Golden State Warriors batieron el record en Liga Regular dejando la marca de 73-9 para la historia.

El jugador de Akron, Ohio, se ha convertido en el mejor base de la mejor liga de baloncesto del mundo a base de esfuerzo, sacrificio y superación. A día de hoy, él es un seguro de vida y tenerle en tu plantilla te garantiza luchar por el título: por algo fue MVP de la Liga Regular por unanimidad. Por todo ello, creemos interesante contarles 5 cosas, difundidas en su día por la revista NBA, que quizá desconozcan de Don Stephen y les sorprenda.

Curry, el creyente

La influencia del señor le ha marcado durante toda su vida desde que estudió en un colegio cristiano en el que trabajaban su madre, su tía y su abuela. Tanto le ha marcado la influencia del señor que conoció a la mujer más importante de su vida en la iglesia a sus 15 años: Ayesha Alexander. Más tarde, de entre ellos nacería Riley, la hija de moda en la NBA.

El descanso es necesario

No hay nada mejor que desconectar. Es más, es algo que todos necesitamos de vez en cuando. Para Curry, una de las mejores maneras de desconectar es realizando otro deporte: el golf. Tanto le apasiona que en 2010 creó, junto a su padre, el torneo “Curry Celebrity Clasic” con fines benéficos.

Cambio a mejor

Su padre Dell Curry, ex jugador de la NBA, viendo las dificultades en el lanzamiento que su hijo tenía le obligó a cambiar su mecánica de tiro. Curry era taponado con facilidad y su padre le pidió que subiera más el balón por encima de su cabeza. A corto plazo le costó, pero a largo sobran las palabras.

Su estatura, un muro

Ninguna universidad importante quiso llamarle debido a su estatura y Curry tuvo que conformarse con jugar en Davidson. Uno de sus primeros admiradores, Lebron James, asistió a verle cuando empezó a destacar.

Batallas titánicas para progresar

Cada uno depende de sí mismo para llegar a dónde quiera llegar. En este sentido, trabajar, trabajar y trabajar más es esencial. Stephen Curry cuando era pequeña jugaba día sí día también unos contra uno contra su hermano Seth, y de todos es sabido que pocas batallas son más duras que contra tu hermano.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados