FC Barcelona

article title

5 cosas en las que el Barça debe mejorar

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El arranque de temporada del Barça ha venido marcado por la irregularidad. Tropiezos innecesarios, juego inestable y poca capacidad de reacción. Es por ello que el equipo debe trabajar en soluciones para coger confianza y sacar esto adelante. Aquí van 5:

Los resultados como local

El Barça debe hacerse fuerte en casa. Habituado a ser temporada tras temporada el mejor local de Europa, esta vez su inicio está siendo decepcionante. 12 puntos de 21 posibles son insuficientes para un equipo que aspira a ganar la Liga. Para encontrar un precedente peor hay que viajar 13 años atrás.

Partidos contra el Atlético o el Madrid tienen un pase, pero las no victorias contra Alavés o Málaga no tienen justificación alguna. Si el Barça no es capaz de hacerse fuerte en casa, algo que en Europa sí ha conseguido con 3 victorias, 15 goles a favor y 0 en contra, lo tendrá muy difícil en las 3 competiciones.

La dependencia en Messi

La mayoría de los puntos perdidos en Liga – 10 de 14 para ser exactos – son o bien sin Messi o bien con el argentino saliendo desde el banco o bien no terminando el encuentro. Solo en Anoeta y contra el Madrid partió de inicio, jugó todo el partido y no se consiguieron triunfos. La dependencia en Messi ha sido total hasta el momento. La vuelta de Iniesta ha de ser un apoyo diferencial de aquí en delante.

El argentino necesita socios, porque solo no puede. Si Suárez y Neymar no acompañan, el equipo, que prácticamente todo lo basa en ellos, cojea. Si el Barça cojea arriba las posibilidades de dejar escapar puntos, evidentemente, aumentan. Messi puede hacer de Xavi, Iniesta y de Messi a la vez, pero también necesita compañeros que sumen.

El ausente paso adelante del banquillo

Adaptarse al Barça no es sencillo, requiere tiempo y minutos. Sin embargo, de los recién llegados solo Umiti y en menor medida, y dependiendo del contexto, Digne y Denis han cumplido. Ni André ni Alcácer han ofrecido lo que se esperaba de ellos.

En el medio, por un lado, Rafinha ha dejado buenas sensaciones como revulsivo anotando además bastantes goles, pero no goza de los minutos deseados. Arda Turan, por otro, ha demostrado encontrarse cómodo en banda izquierda, posición en la que Neymar, cuando está disponible, es intocable. En cambio, cuando juega de interior sus prestaciones bajan.

Aleix Vidal, por su parte, ha jugado dos partidos y ha cumplido. No obstante, han sido dos encuentros sin presión y de los cuales se pueden extraer pocas conclusiones. Parece más fuera que dentro.

Finalmente, las lesiones no han permitido a Mathieu gozar de la continuidad necesaria y deseada.

Verticalidad vs control

Cierto es que la simple presencia de la ‘MSN’ te conduce a desear los espacios, pero el contragolpe no debe dejar de ser un recurso. El Barça tiene plantilla para dominar, para someter a los rivales, y eso es lo que debe intentar hacer siempre de partida. Luego, puede ser que por las circunstancias durante algunos tramos del encuentro al equipo le venga mejor abrir al rival y buscar el vértigo, pero siempre siendo este un Plan B y no el A.

Medio campo

9 jugadores de la plantilla son o han sido en alguna ocasión centrocampistas en su carrera y, sin embargo, esta es la línea que más floja del equipo. De hecho, se muestra tan débil que en ocasiones ni aparece y el equipo, evidentemente, lo acusa. La ausencia de Iniesta, el bajo nivel ofrecido por Rakitic y Busquets, la no adaptación de André Gomes, la falta de protagonismo – cuanto a minutos – de Rafinha o el hecho de que Roberto sea lateral diestro, Mascherano sea central y tanto Arda como Denis rindan mejor en el extremo izquierdo, las causas.

El Barça, por su forma de ser, necesita que su medio campo sea regular, que tenga presencia, que domine los partidos. Si no le llegan balones en condiciones a los de arriba todo es más difícil.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados