Miscelánea

article title

4 futbolistas que “abdicaron”

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El talento no lo es todo en el fútbol, sin embargo es gran parte de la ecuación para el éxito. Pero hasta el futbolista más talentoso debe tener en cuenta que necesita trabajo y constancia, sin eso el talento, que lo tendrán para siempre, no les será suficiente para marcar diferencias.

Repasamos 4 futbolistas que por una u otra razón decidieron “abdicar”.

Ronaldinho: El caso más emblemático de todos. Tras su paso por el PSG llegó al Barcelona, levantó a un club deprimido y dominó el mundo, hasta que un día simplemente se cansó. El final de su etapa en el Camp Nou no estuvo a la altura de su leyenda y solo se reconoció a sí mismo con la camiseta del Atlético Mineiro que guió a ganar una Copa Libertadores.

Antonio Cassano: Tras deslumbrar en el Bari, la Roma decidió pagar 30 millones de euros por el próximo gran talento italiano, que tuvo un inicio auspicioso en el club de la capital pero ese buen nivel se fue diluyendo hasta obligarlo a abandonar el equipo rumbo al Real Madrid, donde de nuevo un buen inicio se fue quedando en la nada. Luego pasó por la Sampdoria, Milan, Inter y Parma, dejando algunos destellos de su calidad.

Adriano: “El Emperador” explotó con la camiseta del Parma marcando 23 goles en 37 partidos y el Inter le recuperó para su causa, tras un par de buenas temporadas Adriano cayó primero por sus problemas con el alcohol y luego por algunas relaciones nada positivas. Solo en Flamengo, donde jugó 30 partidos en 2009, recordaron algo de lo que prometía ser.

Samuel Eto’o: Tras cinco años en Barcelona con algunos altibajos, pero definitivamente exitosos, pasó al Inter en el que ganó 6 títulos en apenas dos temporadas. Tras eso tocó su puerta el Anzhi Makhachkala para convertirlo en el jugador mejor pagado del mundo, en 2011 con 30 años y aún mucho fútbol se marchó a Rusia donde quedó el Eto’o más dominante. Actualmente está en el Antalyaspor turco con quien tuvo discrepancias con su directiva.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados