Fútbol italiano

article title

30 años de Berlusconi en el Milan

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Los años ’80 fueron una época difícil para el Milan. Tan complicada que comenzó en Serie B. Tras el escándalo del Totonero por amaño de partidos, el equipo rossonero fue condenado al descenso de categoría, cayendo al segundo campeonato italiano por primera vez en su historia. Apenas una temporada había cosido la primera estrella a su camiseta tras el 10º Scudetto.

El Milan ascendió inmediatamente, pero volvió a descender la siguiente temporada, justo antes del triunfal Mundial ’82, esta vez sí, por primera vez por causas estrictamente deportivas. No duró más de otra temporada en Serie B, pero el equipo estaba tocado de muerte.

No solo deportivamente, donde el Milan marchaba lejos de los equipos punteros en un campeonato cada vez más competitivo y lleno de estrellas. Económicamente el club estaba hundido, los deudas eran inabarcables y el riesgo de desaparición no era una amenaza, sino un hecho a finales del año 1985.

Por otro lado, Silvio Berlusconi, a través de Fininvest, ya se había convertido en uno de los empresarios de mayor éxito en Italia, especialmente en el ámbito de las telecomunicaciones. Primero con la creación de Canale 5 y luego con las compras de Rete 4 e Italia 1, Berlusconi ya era el rey de la televisión privada italiana, consiguiendo emitir de manera legal para todo el territorio italiano. Todavía no había entrado en política.

Un 10 de febrero de 1986, Silvio Berlusconi y el Milan cruzaron sus caminos y ya nunca más se separarían. En la noche de ese día, Berlusconi, que ya había intentado comprar el Inter una década antes, firmó con Gianni Nardi -vicepresidente del club y sostén del presidente Giuseppe Farina– la compra del 52% de las acciones del Milan.

 

Una vez investido presidente y para evitar la quiebra y desaparición del club, Berlusconi invirtió más de 30 mil millones de liras (unos 16 millones de euros de la época) para certificar el aumento de capital de la sociedad y liquidar deudas con la hacienda italiana.

Con este movimiento, Berlusconi se hizo con un el control absoluto del club y comenzando una nueva era, no solo en el Milan, sino también en el mundo del fútbol. Algo más de un año después, en el verano de 1987, Berlusconi contrató a Arrigo Sacchi como entrenador y a Marco Van Basten, Ruud Gullit y Carlo Ancelotti.

Esa misma temporada, el Milan volvió a ganar el Scudetto en mayo de 1987, nueve años después del último. En ese oscuro período solo había ganado la Copa Mitropa, antiguo torneo disputado por los campeones de las segundas divisiones.

 

Desde entonces, la historia es conocida. 715 millones de inversión aproximadamente y 28 trofeos en estos 30 años con Berlusconi.

  • 8 Scudetti (1988, 1992, 1993, 1994, 1996, 1999, 2004, 2011)
  • 5 Copas de Europa (1989, 1990, 1994, 2003, 2007)
  • 3 Copas Intercontinentales / Mundial de Clubes (1989, 1990, 2007)
  • 1 Coppa Italia (2003)
  • 5 Supercopas de Europa (1989, 1990, 1995, 2003, 2007)
  • 6 Supercopas de Italia (1989, 1992, 1993, 1994, 2004, 2011)

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados