Se habla de:

JJOO

article title

20 años después

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Dos décadas después del triunfo de las “Niñas de Oro” en Atlanta 1996, el conjunto español de gimnasia rítmica volvió hoy en Río de Janeiro a un podio olímpico al colgarse la plata en una final que Rusia ganó por quinta vez consecutiva. Sandra Aguilar, Artemi Gavezou, Elena López, Lourdes Mohedano, Alejandra Quereda sumaron 35,766 puntos detrás de las rusas, con 36,233 para el oro.

Las españolas conquistaron el segundo lugar en el desempate frente a Bulgaria, que había terminado igualada en puntos después de dos rotaciones, pero una décima por debajo en la ejecución. “Estamos muy contentas, no paramos de llorar”, dijo la seleccionadora de España, la bielorrusa Anna Baranova. “Por esta medalla esperamos años y años y años y por fin está cumplido todo. Por eso estamos felices”.

En Londres 2012 el conjunto español fue cuarto y el deseo de podio le había quedado clavado. Cuatro de las integrantes de ese equipo volvieron a Río por más. Sólo Gavezou era nueva en los Juegos. La final consistió en dos ejercicios: uno de las cinco integrantes del equipo con cintas y el otro con tres mazas y dos aros.

 

Las españolas, que habían encabezado las eliminatorias el sábado, lideraron la primera rotación, pero un mejor segundo ejercicio de las rusas las bajó del primer sitio. En su primer ejercicio, el grupo entrenado por Sandra Bayón había sumado 17,800 puntos y las rusas 17,600. En el segundo, con música de guitarra flamenca, obtuvieron una calificación de 17,966.

Salieron emocionadas y satisfechas, hubo abrazos y lágrimas por la seguridad de haber dado todo, pero las rusas las superaron con una puntuación de 18,633. Rusia ganó el oro en Sydney 2000, Atenas 2004, Pekín 2008 y en Londres 2012, así que era la favorita absoluta.

Con una flor como amuleto de la suerte, las gimnastas españolas iban bien preparadas para el podio. Mohedano contó que antes de viajar Tania Lamarca, una de las “Niñas de Oro” de Atlanta, les regaló una flor a cada una para que la llevaran, como habían hecho ellas. “Hace 20 años llevaron una flor de amuleto de la suerte y este año Tania cogió la flor de su tierra otra vez y nos dio una a cada una para que la trajéramos”, contó Mohedano. “Siempre llevamos nuestra bolsita de amuletos. Si se hizo aquel día, por qué no se puede volver a repetir. Y así lo hemos hecho”, dijo Mohedano, al recordar que llegaron a Río seguras de que podían aspirar a una medalla.

 

Bayón dijo que supieron “aguantar la presión” después de haber quedado primeras el sábado en las eliminatorias. “En este deporte es muy difícil y lo han hecho”, dijo. Al terminar sus dos rotaciones, hubo abrazos y lágrimas. Bayón y Baranova celebraron felices. “No sabíamos ni cómo íbamos”, contó la entrenadora. “Sólo queríamos hacerlo bien y ha sido un abrazo de la tensión, de la competición”.

“Desde Londres y todo esto, hemos ido entrenando poco a poco y luchando con nosotras mismas para ir consiguiendo día a día poder mejorar y la verdad que sí, quitando lesiones y trabajando todos los días, días malos y días buenos, el resultado ha sido este”, dijo López.

No se sabe si ahora que son “estrellas”, como dijo Baranova, seguirán compitiendo a pesar de las lesiones. De todas maneras, la seleccionadora está confiada en que la medalla será el inicio de grandes cosas para la gimnasia rítmica española. “Tenemos otro equipo muy bueno, de jóvenes”, indicó. “Es nuestro futuro”.

(DPA)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados