Se habla de:

Fútbol alemán

article title

1997, el año del bautizo europeo del Schalke 04

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Si la última semana pasamos del fútbol masculino al femenino, en esta ocasión, el nuevo capítulo de la sección “Tú Eliges” lo dedicamos a clubes. Os dimos a elegir entre cuatro equipos alemanes que ganaron en su día torneos continentales europeos, pero que nunca han ganado la Bundesliga. Entre las opciones, el Schalke 04 (campeón de la Copa de la UEFA 1996-97), el FC Magdeburg (ganador de la Recopa de Europa 1973-74), el Eintracht Frankfurt (vencedor de la Copa de la UEFA 1979-80) o el Bayer Leverkusen (que se hizo también con la Copa de la UEFA en la temporada 1987-88). Todos ellos tienen en común el haber conquistado el continente sin haber conquistado su país desde la creación del nuevo formato de competición.

Hubo una vez, allá por los años 30 e inicios de los 40, en la que los mineros dominaban el fútbol germano. Sí, eran unos años en los que Hertha BSC, FC Nürnberg y Schalke 04 se llevaban la gran mayoría de los títulos (años 20 incluidos). Hasta siete campeonatos alemanes (uno de ellos conseguido tras la división del país, el último, en 1958) conquistaron los de la cuenca del Ruhr en la primera mitad del siglo pasado. En aquel último campeonato, la final la ganaron ante el Hamburger SV de Uwe Seeler, uno de los grandes de la historia del fútbol germano, con dos goles de Bernhard Klodt y otro de Manfred Kreuz. Fue una victoria más que clara en el Niedersachsenstadion de Hannover (actual HDI-Arena).

Eso ya es historia. En el siglo XXI, la DFB Pokal ha sido el único gran trofeo que ha completado las vitrinas del club minero, aunque también se hicieron con la Supercopa. Sin embargo, desde la creación de la Bundesliga en 1963, su mayor logro ha sido ser subcampeones en seis ocasiones (es el que más subcampeonatos tiene sin haber sido campeón). Por eso, el título de la Copa de la UEFA de la temporada 1996-97 cobra mucha importancia.

En aquella edición participaron cinco clubes alemanes en la competición: Karlsruher, Bayern de Múnich, Borussia Mönchengladbach, Hamburger SV y el propio Schalke 04, todos ellos incluidos desde la ronda de treintaidosavos de final. Curiosamente, de esos cinco, fue el Bayern el único que no pasó de aquella eliminatoria, puesto que no pudieron ganar al Valencia. El Schalke 04 tuvo como primer rival al Roda, de la Eredivisie. El gran protagonista de aquella eliminatoria fue el belga Marc Wilmots, autor de tres de los cinco goles que los alemanes marcaron en el global de la eliminatoria.

A pesar de haber pasado aquel primer escollo en competición europea, la situación en la Bundesliga no es que fuera para tirar cohetes. Jörg Berger, que había cogido el club en la 12ª jornada de la temporada 1993-94, se mantuvo en el puesto hasta el 28 de septiembre, cuatro días después de eliminar a los neerlandeses. Una derrota en casa ante el Bayer Leverkusen, con remontada rival incluida, fue el detonante de la salida de Berger del club. Los de Gelsenkirchen habían sumado 10 puntos de 24 posibles. El elegido para ocupar el puesto de entrenador hasta final de aquella temporada fue Huub Stevens que, casualmente, había sido entrenador del Roda JC durante tres años antes de firmar por los mineros y que, al igual que pasara con los del Ruhr, dirigió al club neerlandés en dos etapas.

Aunque al equipo de Stevens le costó arrancar en los primeros partidos, consiguió encadenar una racha de cinco victorias consecutivas que les hizo escalar desde la 14ª plaza hasta la 8ª, alargando la racha hasta nueve partidos sin perder que les colocó en una más que meritoria 5ª plaza. Eso ocurría en Bundesliga, por que en la DFB Pokal la aventura acabó ante el Bochum, otro equipo del estado federado de Renania del Norte-Westfalia. En poco tiempo habían pasado de ronda europea, caía el entrenador y eran eliminados de la copa por un club vecino. Pero, como ya dijimos, ocurrió todo antes de la llegada de Huub Stevens, que le dio al equipo otra cara y una buena racha en lo que a resultados se refiere.

A la eliminatoria ante el Roda JC le siguieron dos muy disputadas: Trabzonspor (con un global de 4-3 a favor de los mineros) y Brujas (el Schalke 04 salió de Bélgica con un 2-1 en contra y remontó en casa con un 2-0, con goles de Max y Mulder). Tanto en cuartos de final como en semifinales, los rivales del club minero fueron españoles. Primero el Valencia y luego el Tenerife, fueron derrotados en el global de las eliminatorias. Stevens le ganó la partida a Luis Aragonés. En Alemania se impusieron por 2-0, con goles de Thomas Linke y, como no, Marc Wilmots. El empate de la vuelta bastó para que los alemanes avanzaran a semifinales. En aquella plantilla de los mineros estaban, además de Wilmots, el actual entrenador del Huddersfield Town, una de las revelaciones de la Championship inglesa, David Wagner, y Michael Büskens, que también ejerció de entrenador en el banquillo del Veltins-Arena.

Llegaba la hora de las semifinales y el título se palpaba. El conjunto alemán estaba a varios pasos de proclamarse campeón de un título continental. Visitaban las Islas Canarias para jugar aquella última eliminatoria antes de la gran final. Volvieron a casa con una derrota por la mínima, sufrida desde el punto de penalti, al inicio del encuentro. Nada que no se pudiera remontar. En Alemania tuvieron que esforzarse para remontar. Un gol de Thomas Linke pasada la hora de partido obligaba a ambos clubes a jugar una prórroga. Wilmots, otra vez, marcaba en el minuto 107 del tiempo extra y daba el pase ante un Tenerife que ya no pudo reaccionar.

Los mineros eran semifinalistas continentales por segunda vez en su historia, después de haber caído ante el Manchester City en la Recopa de 1970.  Para la final tuvieron que verse las caras con el Inter de Milán de Mauricio Ganz (máximo goleador de aquel torneo), Djorkaeff, Pagliuca, Zanetti, Sforza, Paul Ince e Iván Zamorano. Era a doble partido y el duelo comenzó en Gelsenkirchen, donde los mineros se fueron con una ventaja mínima gracias a un gol del de siempre: Marc Wilmots.

Hubo que esperar a la vuelta para decidir el campeón. La tensión se mascaba en el ambiente hasta que, a falta de unos seis minutos para que se cumpliera el tiempo reglamentario, un saque de banda prolongado dentro del área acabó con un remate del chileno Iván Zamorano que supuso el llegar a la prórroga, como en semifinales.

Pudo Ganz marcar el segundo en la prórroga y dejar el título en Milán, pero un remate suyo fue al larguero y no entró. Llegó la temida tanda de penaltis. Era el momento de Pagliuca y Lehmann. Comenzarían marcando los alemanes. Jens Lehmann ejercería de salvador parando el primer lanzamiento italiano a Zamorano. Los mineros acabarían haciendo pleno en aquella tanda, marcando cuatro de cuatro lanzamientos. Los italianos, en cambio, solo marcaron uno de los tres que tiraron. Aquel fue, justo esta temporada hace 20 años, el primer y único título continental ganado por el Schalke 04.

Y, mientras tanto, ¿en la Bundesliga qué pasó? Habíamos dicho que con la llegada de Stevens, el club se vio inmerso en una racha de hasta nueve partidos consecutivos sin perder (siete victorias y dos empates). Pues bien, ahí acabó todo. No volvieron a ganar hasta la última jornada. Después de aquella buena racha y escalada en la clasificación, el equipo sumó solamente cuatro de treinta y tres puntos posibles, un descalabro que le devolvió a la zona donde estaba el equipo antes de la llegada del entrenador neerlandés, la 12ª plaza. El Schalke 04 vivió hace dos décadas un sueño en Europa y una pesadilla en su propia casa. El año 1997 sirvió, eso sí, para ser recordado como el año en el que el club de Gelsenkirchen conquistaba el continente por primera y última vez, de momento.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados