Se habla de:

Celta

article title

12 equipos que descendieron tras alcanzar la gloria

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

6 de febrero de 2016. El Leicester City de Claudio Ranieri goleaba al Manchester City en el Etihad Stadium. Seguía líder en solitario, una jornada más. Un equipo que había estado al borde del abismo la temporada anterior, que había sufrido hasta el último momento, estaba logrando una gesta histórica. El mundo enteró animaba a los foxes. Representaba una pequeña lucha contra el fútbol moderno, contra los grande magnates del deporte. De equipo humilde y desconocido para muchos, a equipo puntero de Europa. Jornada tras jornada, el Leicester seguía ganando y acercándose con paso firme hacía su primer título. Pocos confiaban en que lograran su objetivo. La presión se apoderaría de ellos y no aguantarían el sprint final. Para muchos, aunque no consiguieran el título, ya habían hecho historia.

El 2 de mayo ganaban la liga. La historia se escribe a lo grande. La casa del delantero inglés Jamie Vardy, se volvió una fiesta con el gol de uno de sus rivales. Eden Hazard marcaba para el Chelsea y ponía el 2-2 en marcador. El Tottenham, su rival, perdía la liga en el último minuto. El Leicester, la ganaba por primera vez en su historia. Durante meses, los foxes coparon las portadas del mundo entero. Todos hablaban de sus grandes estrellas. Vardy, Kanté y Mahrez habían cumplido el sueño de toda una ciudad.

12 de febrero de 2017, el Leicester de Ranieri pierde por dos goles a cero en el Liberty Stadium del Swansea y se coloca a un punto del descenso. Muchos pensarán que un equipo que acaba de ganar la liga, que está desempeñando un buen papel en Champions League, no puede descender. Pero sí, si puede. No sería la primera vez. Ni la última. En Inglaterra ya conocen una situación parecida.

En 2013, el Wigan de Roberto Martínez ganaba al Manchester City la final de la FA Cup. Tres días después, descendía a segunda división. El equipo inglés, pese al descenso, acabaría jugando la Europa League. Otro caso parecido fue el del Aston Villa. El equipo villano perdió la categoría la temporada pasada, realizando una de las peores temporadas que se recuerdan en la Premier League. El año anterior, con Benteke al frente, había sido subcampeón de la Copa de la Liga tras perder la final contra el Arsenal.

En las islas británicas existen casos aún más sonados, como el descenso del Glasgow Rangers, aunque las circunstancias son bien distintas. El equipo escocés, tras ganar el doblete en la temporada 2010/11, descendía en el 2012 por razones económicas. Esto obligó a su desaparición y su refundación en Rangers FC, empezando desde lo más abajo del fútbol escocés.

Otras ligas europeas han vivido eventos parecidos. La Real Sociedad y el Celta de Vigo fueron las grandes sorpresas de la temporada 2001/2002, quedando segundos y cuartos, respectivamente. A la temporada siguiente, pese a desempeñar un buen papel en la Champions, se vieron obligados a luchar por el descenso. La Real Sociedad se salvó por cinco puntos y el Celta de Vigo acabó bajando a segunda división. El Villarreal en la temporada 2012 o el Betis en la 2005/06, son algunos ejemplos de equipos que jugando la máxima competición Europea acabaron codeándose con el descenso y, en algunos casos, incluso descendiendo.

El Atlético de Madrid es un caso peculiar. Subcampeón de copa en la temporada 1998/99 , descendió a la temporada siguiente. El entrenador, Claudio Ranieri. Lo curioso del caso es que el equipo colchonero consumó su descenso el siete de mayo del 2000, tras caer derrotado frente al Oviedo. Días después, el 27 de mayo, perdería la final de Copa contra el Espanyol en Mestalla.

Incluso uno de los equipos más laureados de Europa, la Juventus de Turín, jugaría en la categoría de plata en la temporada 2006/2007. Al año siguiente volvieron a ascender a la Serie A y tomo las riendas del equipo, nada más y nada menos, que Claudio Ranieri. El caso no es similar, ya que se debió a un descenso por causas extradeportivas. El equipo italiano había ganado dos títulos comprando rivales y partidos. Se pasaron de listos y la broma le salió cara. También le salió caro al Marsella, campeón de la Copa de Europa en 1993, que descendería días después por sobornos y compra de partidos por parte del presidente del club, Bernard Tapie. Esto provocó que el equipo francés no pudiera jugar el torneo intercontinental, disputándolo en su lugar su rival en la final europea, el AC Milan.

Lejos de Europa también se vivieron descensos sorprendentes. El más sonado, el de River Plate en el año 2011. Fue el primer descenso del equipo tras 110 año de historia y provocó una de las mayores crisis institucionales en la historia del club.

No solo en Argentina vivieron descensos sonados. El Palmeiras brasileño descendió en el año 2012, la misma temporada en la que se alzó con la Copa de Brasil. Ocurrió lo mismo que en el caso del Wigan: el Palmeiras descendía a la segunda categoría del fútbol brasileño pero jugaría la Copa Libertadores la temporada siguiente.

Finalmente, hubo casos donde el descenso acabó siendo un punto positivo. A veces es necesario dar un paso atrás para seguir creciendo. El Corinthians brasileño descendió en el 2007. En ese equipo jugaban estrellas como Éverton Ribeiro, William o Nilmar. Al año siguiente logró el ascenso y en 2012 fue el campeón de la Copa Libertadores y del Mundial de clubes.

El Leicester está viviendo un momento complicado. Las victorias se están tornando en derrotas. La euforia, en angustia. El abismo está cada vez más cerca y cuesta asimilarlo. Por suerte, aún está a tiempo de cambiar su situación porque, aunque sea poco común, que un equipo campeón descienda, no es la primera vez que pasa.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados