Fútbol sala

article title

Las mil y una noches (en la LNFS) de ElPozo Murcia

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La efeméride la celebró ElPozo Murcia hace unos días: 1000 partidos en la LNFS. Un hito histórico que solo había conseguido hasta la fecha su eterno rival, Movistar Inter FS. Los murcianos disputaron el fin de semana pasado su partido 1.001 en la Primera División de la Liga Nacional de Fútbol Sala, y como la mayoría de esas noches, lo festejaron venciendo y certificando, de paso, su clasificación matemática para la Copa de España de Madrid 2018.

Como la historia de Scheherezade, la de ElPozo Murcia está llena de hechos fantásticos, salvo que ellos han convertido en realidad el sueño de cualquier club modesto. El equipo charcutero – la denominación no es ofensiva, la existencia misma del club se debe a la inversión del grupo alimenticio ElPozo – comenzó su andadura en la temporada 1989/90, cuando compró los derechos federativos del Cruz Joyita de Murcia, un equipo que disputaba la Primera División en el torneo que organizaba la extinta Federación Española de Fútbol Sala (FEFS), una de las dos competiciones que existían en aquel momento.

La unión entre esos dos torneos oficiales, el de la RFEF (que reunía a sus clubes en la AECFS) y el de la mencionada FEFS (que los agrupaba bajo la denominación de ASOFUSA), trajo consigo la fundación de la LNFS (Liga Nacional de Fútbol Sala). Con ella, ElPozo pasaba de ser patrocinador años atrás, a tener su propio equipo en la División de Honor de la recién creada competición, que sería conocida como la Liga de la Unificación.

Así comenzaba la historia de un equipo que ha conseguido cinco Ligas, cuatro Copas de España, seis Supercopas y dos Copas del Rey, un equipo que se ha convertido en leyenda de la LNFS, capaz de hacer sombra a dos transatlánticos como Inter (con el patrocinio de Movistar) y Barça (con el respaldo económico de un club que factura miles de millones de euros). Un club que ha conseguido vencer en más del 66% de los encuentros que ha disputado. Un club que está en las manos deportivas de Duda (607 encuentros dirigidos de los 1001 que ha disputado ElPozo en toda su historia) y Fran Serrejón, director general del club en las últimas nueve temporadas (acumula dieciocho en el club, sumando una como segundo entrenador y ocho como jugador).

Un club que siempre se repone a las adversidades

La mención al inicio del artículo sobre la clasificación matemática para la Copa de España no es baladí. Tras dos años con Duda muy cuestionado, esta temporada arrancaba quizá con más dudas que nunca: los murcianos cargan, por una parte de la afición, con la etiqueta de segundones. El entrenador, tras 17 temporadas en el cargo, nunca había estado tan cuestionado.

Los apuros económicos del club hicieron que se comenzase la temporada con tres bajas fundamentales (Raúl Campos, Bebe y Cardinal) y sin fichajes hasta enero, momento en que muchos jugadores brasileños acaban contrato en la LNF (Liga Profesional de Futsal de Brasil), permitiendo a ElPozo incorporar jugadores a coste cero.

Sin embargo, como sucedía con Scheherezade, la historia de ElPozo no termina, sino que se reescribe a sí misma, enlazando una historia con otra. Y así, cuando todo parecía en su contra (sin fichajes, con el entrenador cuestionado, con varios de los jugadores más importantes lesionados, tirando de canteranos…) aparece un hilo de esperanza y, contra todo pronóstico, el club consigue colocarse tercero, solo por detrás de los dos transatlánticos del futsal español, y consiguen la clasificación matemática para el torneo del KO con tres jornadas de antelación.

Una vez más, los agoreros/pronosticadores que decían que el equipo que preside José Antonio Bolarín tendría que subsistir de mala manera hasta la llegada de refuerzos, ve como el club sigue funcionando y luchando por todo, como siempre. Un club que se ha apoyado en su propietario, Tomás Fuertes, desde el primer día. Un hombre que apostó por una idea, que creó un proyecto de cantera que hoy va desde la categoría más baja, prebenjamines, hasta el primer equipo, en el que es habitual ver a 6-7 canteranos disputar cada encuentro, con minutos importantes y siendo pieza fundamental de un engranaje que no deja de funcionar pese a las trabas que se encuentra por el camino.

Porque si algo nos han enseñado estas 1.001 noches del equipo murciano en la LNFS, desde aquel lejano 30 de septiembre de 1989 en el que comenzó aquella pionera Liga de la Unificación, es que de ElPozo Murcia, nunca se debe desconfiar.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados